En medio de una sesión cargada de disputas en el Senado de la Provincia de Buenos Aires, Juntos por el Cambio aprovechó su mayoría y aprobó 41 pliegos de jueces que habían sido nombrados por la ex Gobernadora, María Eugenia Vidal, sin que pasen por la revisión del actual Gobernador, Axel Kicillof, como él mismo había solicitado.

Como el debate había subido de tono, los senadores del Frente de Todos advirtieron que se retirarían de recinto en caso de que la oposición no depusiera su intención. Como se avanzó con el tratamiento, los legisladores oficialistas se ausentaron al momento de la votación, incluida la Vicegobernadora Verónica Magario.

“Impusieron su mayoría rechazando el pedido del gobernador, que es lo único que puede hacer, y avanzaron con las designaciones”, explicó el diputado del Frente de Todos, Facundo Tignanelli, quien advirtió que “uno de los pliegos propuestos está preso” en referencia a Maximiliano Ivan Jarisch, de san Isidro, el único que fue rechazado.

El Senador y presidente del bloque del Frente de Todos, Gervasio Bozano, recordó que “en 2016 el Ministro de Justicia planteó que el Senado le devolviera 126 pliegos al Ejecutivo y este Senado se lo concedió” por lo que cuestionó que la ahora oposición no hubiera actuado del mismo modo.

Lo que se buscaba era que el Ejecutivo pudiera evaluar de manera pormenorizada las candidaturas de 2 postulantes para el Tribunal de Casación Penal de la Provincia, 16 jueces de distintos fueros, 7 defensores oficiales y 17 integrantes del Ministerio Público Fiscal. Así, la única alternativa que tendrán desde la Gobernación es que Kicillof no firme el acto administrativo que acepta las designaciones.