El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció que serán regularizados casi 16.000 trabajadores que prestan su servicio para el Estado provincial y que, hasta el momento, no estaban reconocidos de esa manera. Comunicó esta decisión de fortalecimiento estatal en una conferencia junto con el Jefe de Gabinete, Carlos Bianco; la Ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, y su par de Salud, Daniel Gollán.

Son 638 trabajadores que quedaron pendientes por un plan inconcluso de la gestión de María Eugenia Vidal y 3.724 que trabajan en “locación de servicios”, es decir, figuraban como monotributistas que le vendían de manera independiente sus servicios al Estado. También pasarán a la planta permanente los 1.909 becarios del Ministerio de Salud y se realizarán 8.708 designaciones pendientes de la carrera hospitalaria.

Matanza Digital dialogó con Oscar “Colo” De Isasi, Secretario General de Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), quien confirmó que a esa cantidad que había anunciado el gobernador se le sumarán “990 empleados administrativos y auxiliares más que pasarán a planta permanente” y recordó que esos pases son parte “de un total de 3.000 que María Eugenia Vidal no firmó”.

“Estamos conformes porque esto es el resultado de un proceso de ordenamiento que se inició en los primeros días de gestión de Kicillof”, celebró De Isasi, que describió el anuncio como “la culminación del trabajo de varios meses”. También destacó que desde febrero se acordó la conformación de “mesas técnicas” para dialogar sobre las condiciones laborales de los estatales.

“Se formaron mesas técnicas para crear un nuevo Convenio Colectivo para jerarquizar el trabajo, otra para construir formación con perspectiva de género y una que no tiene antecedentes: incluir el teletrabajo dentro de la negociación paritaria”, detalló el referente sindical que también planteó “la necesidad de un aumento salarial”.

De Isasi se mostró en línea con la gestión del Gobierno nacional y del provincial pero marcó posición al afirmar que “no coincidimos en que el único camino sea el congelamiento de salarios” y en contraposición destacó que “los bonos para trabajadores de la salud se incluirán en el salario a partir de agosto”.

Por último, pidió por el impuesto a las grandes fortunas “que está cajoneado en el Congreso” y advirtió que “hay que tomar una decisión política de peso”. Consideró que “hay que avanzar en esas iniciativas”, que en este momento “los que ganaron mucho, que ganen menos” para paliar la crisis causada por la pandemia y envió un mensaje de apoyo al Presidente para que salga la Ley: “ATE y la CTA van a acompañar”.