El gobernador bonaerense salió con los tapones de punta y volvió a cuestionar al macrismo por no liberar los cargos para que asuman las nuevas autoridades del Banco Provincia.

“Perdieron las elecciones, entonces tienen que terminar lo que considero lógico y razonable, que es dejar al Banco Provincia. Y que el Grupo y Banco Provincia vuelvan a actuar en consonancia con la política de las actuales autoridades de la provincia de Buenos Aires”, criticó Kicillof, durante el acto llevado a cabo en San Justo, donde anunció políticas para dar respiro a las PyMEs.

La renovación de cargos del Grupo Bapro se encuentra trabada, luego de que el radical Diego Rodrigo, impidiera que el directorio del Banco Provincia convocara a una asamblea del Grupo Bapro en la que se elegirían nuevas autoridades.

Rodrigo es miembro del directorio de la banca estatal puesto por la anterior gestión y responde políticamente al intendente de Vicente López, Jorge Macri. Este último es primo del ex presidente nacional y uno de los exponentes del ala más radicalizada de Juntos por el Cambio, cuya interna con los sectores moderados trabó la ley impositiva que buscó aprobar Kicillof en diciembre. Macri aspira a ser candidato a gobernador en 2023.

El cuestionamiento del gobernador al accionar de Rodrigo fue categórico: “compren un destornillador y desatornillense”, les dijo. Y finalizó con una chicana contra los pedidos millonarios de indemnizaciones que reclamaron varios funcionarios macristas para poder ser removidos del Estado: “Y ya que estamos, no pidan doble indemnización los funcionarios políticos, si puede ser”.