El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, su ministra de Educación, Agustina Vila, y la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, recibieron este jueves a los representantes del Frente de Unidad Docente bonaerense (FUDB), la organización que agrupa a la mayoría de los sindicatos docentes de la provincia.

Se trata de un gesto de la gobernación de cara al inicio de las conversaciones salariales y de condiciones educativas que tendrán lugar el año próximo. De hecho, los sindicalistas docentes recordaron que estuvieron cuatro años sin ser invitados por la ex gobernadora a la Casa de la gobernación. “La última vez que pudimos entrar fue el 11 de diciembre de 2015”, criticaron del sindicato Suteba, el más importante de la provincia.

Por su parte, desde la FEB, el segundo sindicato en importancia de la provincia, destacaron la “buena voluntad” de la gobernación y resaltaron que los docentes “históricamente pedimos comenzar la paritaria con cuatro o cinco meses de anticipación para poder comenzar las clases en tiempo y forma”.

Según difundieron los gremios, el temario tratado durante la reunión incluyó la paritaria salarial 2020, infraestructura, comedores escolares, la anulación de sumarios que llevó adelante el Gobierno Provincial durante la gestión de Vidal, la actualización y formación docente, los despidos a los docentes del sector privado y la desigualdad de profesores que dictan materias extracurriculares.

En el encuentro participaron los titulares del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (SUTEBA), la Federación de Educadores Bonaerense (FEB), la Unión de Docentes Bonaerenses (UDOCBA), el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP) y la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET).