Según un informe de la cartera conducida por Debora Giorgi, el consumo en el municipio más poblado de la provincia de Buenos Aires disminuyó 34,8% en el período comprendido entre diciembre 2015/enero 2016 y diciembre 2016/enero 2017. El relevamiento integró 800 casos por localidad y actividad.

Desde la Secretaría describieron la situación como “una tormenta perfecta” y señalaron tres razones para entender la baja en la producción y en las ventas: la caída de la capacidad de consumo del trabajador (tarifazos, aumento de la canasta básica, salarios desfasados respecto a la inflación) , la apertura de las importaciones y la tasa de interés alta para el negocio financiero.

El seguimiento arrojó que la industria más afectada es la de los electrodomésticos, que disminuyó sus ventas en un 40% y que está ligado directamente con la implementación del programa Precios Transparentes, en el que el gobierno nacional reconoció su fracaso al eliminar las cuotas sin interés.

Ordenado por zonas, la localidad en la que más se profundizó la caída en las ventas es Ciudad Evita, en donde las ventas se redujeron 49,3%. La siguen Rafael Castillo (-41,6%), Isidro Casanova (-37%) y Laferrere (-35,3%), todas por encima del promedio general del partido.