Foto: DyN

La histórica Plaza de Mayo volverá a ser escenario de una protesta contra el Gobierno de turno. La Confederación General del Trabajo (CGT), junto a las dos CTA y las organizaciones sociales Barrios de Pie, la CTEP y la Corriente Clasista y Combativa, se movilizarán reclamando contra los despidos ocurridos en el último tiempo y en rechazo de dos reformas que el Gobierno tiene en carpeta para después de las elecciones: una reforma laboral y otra previsional.

El acto central está convocado para las 17 hs y tendrá como único orador al integrante del triunvirato que conduce la CGT, el portuario Juan Carlos Schmid, el referente más combativo de los lideres de la central sindical, junto al camionero Pablo Moyano.

Si bien la convocatoria fue decidida en julio, luego de la represión y desalojo de trabajadores en la planta de Pepsico, muchos gremios de relevancia se mostraron reacios a continuar con la protesta, según alegaron, dado el resultado electoral favorable en la mayoría de los distritos al gobierno. Tal es el caso del sector dialoguista, conformado por “los Gordos”, que es liderado por el triunviro sanitario Héctor Daer y está integrado por sindicatos de servicios (Sanidad, Obras Sanitarias, Comercio).

En tanto, los sindicatos conocidos como “independientes” alineados al otro integrante del triunvirato, Carlos Acuña, líder del sindicato de trabajadores de estaciones de servicios, decidieron acompañar la protesta pero ya descartan la celebración de otra medida de fuerza. Tal es el caso del sindicato de estatales cercano al gobierno, UPCN, cuyo líder Andrés Rodríguez dijo recientemente que la CGT “no está evaluado un paro”.

¿Habrá paro nacional?

La CGT tiene previsto convocar para el 12 o 14 de septiembre un Comité Central Confederal (el órgano resolutivo) donde se definirá o no una profundización de la lucha, que podría devenir en el segundo paro general al gobierno. La organización del acto de hoy buscará terminar distinto a la última convocatoria a una movilización celebrada el 7 de marzo, cuando las bases y organizaciones políticas presionaron al triunvirato para que deje de dilatar la situación y fije la fecha de un paro nacional.

Ninguno de los tres jefes pudo terminar su discurso porque la multitud los abucheaba y los tres jefes tuvieron que huir del escenario. Unas semanas después, la CGT dispuso el 6 de abril como día de la huelga, la primera contra la gestión Macri.

Qué dijo el gobierno

“Que se haga (la marcha) cerca de un proceso electoral tiñe cualquier reclamo; no podemos dejar de mirar que esto tiene un ‘tufillo’ político”, aseguró el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, en declaraciones a Radio Mitre. En ese sentido, el funcionario del Gobierno aseveró que la movilización tiene “la voluntad de ver de qué manera se puede condicionar a un gobierno que fue ratificado en las PASO”.

“La gente no quiere volver al pasado, no quiere volver a eso de no decir la verdad y esconder la realidad. Muchos de esos dirigentes que hoy están reclamando cuando les decían que había menos pobres que en Alemania no abrían la boca. Decir que reconocen el problema cuando durante muchos años se callaron la boca, habla de su calidad dirigencial”, cruzó.