La diputada nacional Silvia Horne se quejó por la falta de asistencia de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, en la sesión que trataba la reducción de los cuadros tarifarios y la recordó trayendo una gigantografía de la líder de la Coalición Cívica.

La indignación de la diputada del Movimiento Evita, surgió porque previamente Carrió estuvo presente en la votaciones que le interesaban al oficialismo: la conversión en ley el proyecto de reforma de mercado de capitales (Ley de Financiamiento Productivo) y de Defensa de la Competencia.

Pero previo a discutirse un freno a los aumentos de tarifas, Carrió se retiró y estuvo ausente en la sesión. Tras la queja de Horne, los diputados Leonardo Grosso y Victoria Donda se encargaron de que la imagen quede sentada en la banca de la dirigente y las fotos se hicieron virales rápidamente, levantando bromas en las redes sociales.

Lo cierto es que Carrió se retiró en una jugada política, ya que levantó del recinto a todo su bloque y evitó que sus diputados votaran en contra del proyecto que frenaba los tarifazos, tal como hizo el resto de Cambiemos. Es que la dirigente había sido una de las integrantes de la alianza gobernante que esbozó críticas contra los aumentos desmedidos.