Tras el anuncio de la reapertura de 53 fábricas autorizadas por parte del Intendente Fernando Espinoza, la empresa Signo Plast S.A. reinició sus actividades en la planta ubicada en La Tablada, cumpliendo con todos los protocolos sanitarios establecidos. La apertura contó con la presencia de la Secretaria de Producción de La Matanza, Débora Giorgi.

“Cuando se decretó el aislamiento, nuestra actividad quedó totalmente suspendida” explicó Karin Rodríguez, una de las dueñas, a Matanza Digital. “Nos quedó apilado en la planta todo el material que teníamos terminado para instalar en diferentes puntos del país, y quedaron camiones cargados fuera de la provincia”, detalló.

La empresa lleva más de 50 años en la producción de carteles, señales, tableros eléctricos y equipamientos como mesas y sillas. Sin embargo, con el crecimiento de la pandemia, se reconvirtió y adaptó su producción para desarrollar productos esenciales en la lucha contra el Coronavirus, como son las mamparas de protección en la atención al público.

“Cuando vimos que la situación se prolongaba, empezamos a pensar qué elementos podíamos producir que fueran útiles para la lucha contra el Covid 19. Lo primero que desarrollamos fueron las mamparas acrílicas”, relató Karin, que agregó además que esos productos fueron fundamentales en la reapertura de la atención al público de un banco. “De a poquito entraron más pedidos de estos productos y convocamos más trabajadores”.

“El caso de Signo Plast es un doble orgullo matancero” –señaló Débora Giorgi– “porque está produciendo estos nuevos artículos con la más alta tecnología internacional” y además “demuestra que con la responsabilidad de todos y todas se puede cuidar a los trabajadores, a las trabajadoras y preservar a las empresas”.

En relación al acompañamiento estatal, Rodríguez destacó que tuvieron “mucha contención por parte del Municipio y de la Licenciada Giorgi”. También, reveló que pagaron el 50% de los salarios de sus trabajadores gracias al ATP, aunque reconoció que “fue una ayuda muy importante, pero no suficiente” ya que “se cortó totalmente la cadena de pagos” y “fue complicado cubrir el saldo de los sueldos”.

Según explicaron desde la Secretaría de Producción, en la planta se dispusieron estaciones sanitarias en las cuales se brinda el sanitizante para manos y se desinfecta el calzado de los trabajadores. De esta manera, se busca cumplir con los protocolos establecidos por el Municipio y los gobiernos nacional y provincial.

Las condiciones para garantizar que se cumpla el protocolo sanitario son, principalmente, que se respete el distanciamiento social, la higienización regular de manos y herramientas de trabajo y la entrega de kits de protección. Además, se requieren elementos para tomar la temperatura de los trabajadores y se les debe facilitar el transporte, según informaron desde la cartera municipal.