Finalmente, la justicia mendocina logró dar con la familia de Gonzalez Catán que vandalizó una roca en el circuito turístico del Cañón del Atuel. La búsqueda se viralizó en las redes sociales, mostrando una foto con el graffiti que dejaron mientras -presuntamente- vacacionaban en Mendoza.

Según confirmó la agencia Télam, un integrante de la familia Peñaranda se comunicó telefónicamente con el juez de Contravenciones a cargo del caso, Oscar De Diego, transmitiéndole “un profundo arrepentimiento por el caso”.

El hombre argumentó que “fue una menor quien escribió sobre la piedra” y aseguró que “abonará los costos de remoción de las pintadas”, informó el juez. El operativo de limpieza se realizará durante los primeros días de marzo y la familia abonará la limpieza a través de un giro bancario.

Cuando se concrete el trabajo y el pago quedará extinta la acción judicial, informó el juez.