Foto aérea del barrio tomada a mediados de los 60's. (Foto: Instituto del Patrimonio Histórico Cultural de La Matanza)

La falta de vivienda casi siempre ha sido un problema sobre el cual existe una demanda real y genuina. Este problema aqueja a gran parte del país y a casi toda la historia argentina. La Matanza no fue la excepción. Las urbanizaciones que conocemos surgieron por iniciativa privada e individual de quienes habían adquirido sus propios lotes de tierra. Sin embargo existen excepciones y en La Matanza hay un caso que es paradigmático: Ciudad Evita.

No debe existir antecedente ni precedente de este barrio en la historia de nuestro país. Pero este no fue el único caso donde se consumó una urbanización organizada y planificada. En Isidro Casanova tenemos el caso del “Barrio Obrero El Atalaya”, en Gregorio de Laferrere el proyecto de los “100 Chalets” de los cuales trece de ellos aún quedan en pie, el barrio Luz y Fuerza en San Justo.

Otra experiencia eran los barrios obreros que eran impulsados por las mismas industrias a modo de facilitarles la vivienda a sus propios trabajadores. Tales los casos de Textil Oeste, Textil Yute o la automotriz Mercedes Benz.

Vamos a tomar este último caso para contar cómo fue la creación de este barrio en el kilómetro 43 de la Ruta 3. Desde su concepción el barrio Mercedes Benz fue distinto a otros porque nació siendo un proyecto urbanístico y no tan solo un loteo de tierras. Recordemos que en su mayoría los barrios son producto de la venta de tierras por lotes o terrenos para que luego sus propios compradores dieran forma de barrio con la construcción de casas y en algunos casos con apenas el servicio eléctrico.

Pero muy distinto fue el caso del Barrio Mercedes Benz, ya que éste nació de la mano de la empresa automotriz ubicada a pocos metros. Este barrio obrero tuvo una serie de servicios asegurados (luz, agua, cloacas y calles pavimentadas) con el que no contaban otros lugares de nuestra localidad.

El proyecto nació de la mano de la automotriz Mercedes Benz Argentina que se radicó en La Matanza cuando comenzaba la década de 1950. El proyecto no se agotaba en una planta industrial, sino que estaba pensado como un polo de desarrollo que incorporaría una escuela rodeada por un gran barrio obrero y con una terminal ferroviaria con destino a La Plata. Tan ambicioso era el proyecto que sus fundadores lo llamaban “Ciudad Jardín Mercedes Benz”.

Por entonces los capitales de Mercedes Benz eran mayoritariamente nacionales y se buscó un desarrollo industrial acorde a las necesidades de la Argentina. Por eso en la planificación se incluyeron un barrio, la escuela, la terminal ferroviaria y un centro de recreación. El gran objetivo de los inversionistas que habían traído la marca alemana a La Matanza era facilitar a los empleados jerárquicos poder vivir a pocos metros de la planta automotriz. Hay que recordar que en la década del 50 Virrey del Pino era habitada por un puñado de familias.

Para el resto de los obreros, Mercedes Benz tenía una flota de ómnibus. El golpe de Estado al presidente Juan Perón en septiembre de 1955 interrumpió el proyecto que quedó trunco para siempre ya que, si bien varios años después se terminó la primera etapa del barrio, jamás que realizó por completo tal como lo pensó el proyector original que iba a ser mucho
más amplio. En la foto se nota a la izquierda de la escuela la primera parcela de casas semi
construidas.

En esta foto aérea de 1964 o 1965 se ve el aspecto de la zona y se puede tomar dimensión de cómo se había planificado el barrio con la escuela en el centro del mismo. Mercedes Benz sigue siendo uno de los barrios más confortables de La Matanza, pero lamentablemente es un proyecto que quedó inconcluso puesto que apenas se terminó un 20 por ciento de lo que soñaron sus ideólogos. Además se percibe la tenue población de entonces a la altura del kilómetro 43 de la ruta 3.

* Escrito por Alejandro Enrique, historiador y periodista. Subsecretario de Cultura y Educación de La Matanza y miembro de Instituto del Patrimonio Histórico Cultural de La Matanza.