Tras semanas de negociación, la legislatura bonaerense aprobó este miércoles la Ley Impositiva 2020 con la que Axel Kicillof buscará el financiar la delicada situación económica en la que se encuentra la provincia.

Primero se aprobó con modificaciones del proyecto girado por el gobernador en la Cámara Alta, y finalmente Diputados sancionó la norma. El gobernador Axel Kicillof celebró la aprobación del proyecto, con duras críticas a Juntos por el Cambio, debido a que debió hacer concesiones y bajar impuestos a sectores de mayor capacidad contributiva para poder sancionar la ley.

“No estamos de acuerdo porque todas estas medidas desfinancian a la Provincia y favorecen a sectores concentrados. Fue su decisión política: cuando son oposición representan y defienden a los mismos sectores para los que gobernaron”, declaró el gobernaron a través de las redes sociales una vez conocida la sanción.

Y agregó: “nos acusaron de querer hacer un “impuestazo”, nos acusaron de perjudicar a los sectores medios, nos acusaron de no buscar el consenso. Pero ahora vemos que la cuestión era otra: defender a sectores corporativos, concentrados y a las grandes fortunas”.

Por su parte, la vicegobernadora Verónica Magario acusó a la oposición de dejar a la Provincia con “10 mil millones menos de recaudación, que se va a ver en menos escuelas, hospitales y ayuda social”.

Juntos por el Cambio metió su interna en la discusión

La fuerza opositora hizo uso de su abrumadora mayoría en la Cámara de Senadores y modificó el proyecto que ya había sido “retocado” por el Ejecutivo en dos oportunidades.

Hasta último momento no estaban dadas las condiciones para la aprobación del proyecto, situación que fue cuestionada por el Ejecutivo que necesitaba de la ley para dar inicio a sus primeras medidas en la provincia.

“Lamentablemente, el proyecto no pudo ser consensuado. Otra vez cambiaron los interlocutores. No sé si tienen un problema entre ellos, pero no se pueden poner de acuerdo”, señaló ante la prensa el jefe de gabiente de Axel Kicillof, Carlos Bianco, por la tarde de ayer.

Desde el círculo de Kicillof cuestionaban la intromisión de la interna de Juntos por el Cambio en la discusión del paquete impositivo.

El motivo de la terna tiene origen en que el liderazgo de María Eugenia Vidal quedó esmerilado tras la contundente derrota en las elecciones, dando lugar a una disputa entre los sectores que componen el espacio opositor. El principal referente que levantó el perfil durante este debate es Jorge Macri, intendente de Vicente López y primo del ex presidente, que encabezó la posición más dura del PRO.

La expresión de estas tensiones internas se manifiesta en el pedido de cargos en empresas del Estado y algunos sectores de la administración pública, en las que no necesariamente tiene que estar representada la oposición.

Qué pidió Juntos por el Cambio

Los sectores beneficiados por la oposición fueron las cerealeras, laboratorios, dueños de grandes propiedades rurales y las operadoras de cable.

Entre las modificaciones que introdujeron, se destacan la elevación de la valuación fiscal para las propiedades que recibirán los aumentos más fuertes del Inmobiliario, de $1.300.000 a $1.700.000. De esta forma, el impuesto inmobiliario urbano con aumento del 75% pasó de abarcar 2.600.000 propietarios a 700.000.

Sólo el 10% de los mayores contribuyentes pagarán el porcentaje más alto, con posibilidad de pagar menos en caso de abonar en sólo pago. El beneficio de un descuento por abonar el impuesto en un solo pago pasará del 20% a un 25%.

Por otra parte, el aumento de los ingresos brutos para la fabricación de medicamentos quedará en el 1,5%, mientras que Kicillof buscaba llevarlo al 3,5%. Similar fue la situación con los ingresos brutos para los servicios profesionales, que se mantendrán en 3,5% en vez de aumentar a un 4,5%, como pretendía el gobierno bonaerense.

Por otro lado, se bajó de 3 a 2% la alícuota de Ingresos Brutos a los operadores de TV por cable y se redujo la de elaboración de vinos del 5 al 4 %, entre otros cambios.

Ninguno de los cambios habían sido aprobados por el oficialismo en la Cámara de Diputados, pero Juntos por el Cambio hizo uso de su mayoría en el Senado, introdujo las modificaciones y finalmente Diputados lo terminó sancionando como vino.