El nuevo mandatario bonaerense, Axel Kicillof, brindó un discurso de asunción ante la Asamblea Legislativa y advirtió sobre los principales problemas que deberá resolver con urgencia su gestión.

Kicillof hizo hincapié en la crisis productiva, la situación económica, la infraestructura escolar, las políticas sanitarias y la adhesión provincial al plan de lucha contra el hambre. “La mejor política para terminar con el hambre es dar trabajo”, destacó el flamante gobernador.

“En esta elección, ganó la idea de que la provincia de Buenos Aires vuelva a ser productiva y no especulativa, que vuelva a ser solidaria y no egoísta”, aseguró el economista en el inicio de su discurso.

En lo que llamó un diagnóstico de la situación en la que recibe la administración bonaerense, Kicillof afirmó que “hemos dedicado mucho tiempo en recorrer la provincia. Hace falta que dejemos dicha la realidad que nos encontramos, que no es la que está en los medios de comunicación”.

De esta manera, el nuevo mandatario provincial repasó números de inflación, pobreza, desempleo, devaluación y la deuda externa que deberá afrontar su gobierno en los próximos 4 años. Criticó el plan económico ejecutado por Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, que hizo estragos en los sectores más vulnerables del Conurbano.

“El marketing político se hizo una forma de negar los problemas. El pueblo de la provincia de Buenos Aires no quiere un Estado ausente, abusador, que culpa a las víctimas de la situación económica” arremetió el gobernador.

Además, Kicillof anunció la cancelación del aumento de tarifas anunciado por Vidal para el próximo 1° de enero. “Tenemos que trabajar en un esquema que sea justo”, subrayó el ex ministro de Economía.

“Si una tarifa no puede ser pagada por un jubilado no es tarifa, es saqueo”, agregó. La medida anunciada por la gobernadora saliente causó revuelo y hubo cruces políticos para que sea suspendido.

En materia sanitaria, el nuevo mandatario provincial alertó que “sólo tres vacunas recibieron el 100% de las dosis requeridas. El estado de la salud en la provincia de Buenos Aires también está en emergencia”.

El panorama es parecido en el área educativa, donde los reclamos por mejores salarios y más infraestructura proliferan, el gobernador convocó a instituciones de la sociedad civil a colaborar a solucionar las emergencias edilicias de las escuelas para que no se pierdan días de clases.

En este contexto, será clave la relación que tendrá con el gobierno nacional para afrontar las obligaciones económicas y sociales que tienen ambas administraciones, ya que Kicillof aseguró que la caja que dejó Vidal no alcanza para pagar el primer mes de sueldos.

“El problema no es cuanto queda en la caja, sino las necesidades que hay que atender de acá adelante. Los $25.000 millones no alcanzan para atender las necesidades de los próximos 30 días, como el pago de sueldos y el pago de proveedores”, denunció el gobernador.