La imagen del día: manifestantes toman el palco reclamando la fecha del paro (Foto: Twitter)

La multitudinaria movilización convocada por la CGT en protesta por la política económica del Gobierno nacional pateó el tablero político tanto del oficialismo como de la oposición.

En un escenario de conflictividad creciente, el peronismo se mostró unido detrás del reclamo, modificando la fragmentación esperada por el macrismo en el año electoral. Del otro lado, la indefinición de la conducción de la CGT provocó una reacción de sus propias bases.

El Gobierno, entre la campaña y la pared

El contraste con los discursos optimistas es evidente entre los sectores medios y bajos, que, al menos hasta ahora, no ven señales de mejora en su vida cotidiana. El único repunte en la situación económica aún se encuentra sólo en las predicciones del Gobierno y los consultores económicos de la city porteña.

Criticando la movilización Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios, reconoció que “la gente sabe que hizo un gran esfuerzo”,  pero reiteró el optimismo oficial considerando que “sabe que hay aspectos de la economía que lideran la recuperación” ya que “el consumo y el nivel de empleo están mejorando”.

También hubieron señales para apuntalar la estrategia de polarizar las elecciones del PRO: el diputado nacional  Eduardo Amadeo señaló que “por lo visto el peronismo y el kirchnerismo se están juntando para prepararse para este año de elecciones”.

La vicepresidenta Gabriela Michetti había criticado la falta diálogo, uno de los ejes más valorados por Gobierno, de los sindicalistas. Se lamentó que “por lo menos es preocupante, que en un momento en el cual el diálogo del Gobierno es abierto (…) los gremialistas hayan decidido un paro y una manifestación”. Aunque las distintas mesas de diálogo que generó el Gobierno para contener el conflicto social parecen no haber superado la instancia de la foto, la intención de negociar del triunviro de la CGT quedaron repentinamente desactualizadas.

 

 

¿Los une el espanto?

Si bien no formaron parte del escenario principal, referentes del kirchnerismo, el PJ y distintos secotres de la oposición partiparon activamente de la movilización. La foto política del día sería la unidad del peronismo, o al menos una posibilidad cada vez más cercana.

Consultado en la movilización sobre la configuración del escenario electoral, el titular del PJ bonaerense Fernando Espinoza señaló que la decisión sobre quién será candidato/a en las elecciones de octubre “la tiene la gente”.  Además, consideró que “la unidad de los trabajadores y los sectores productivos demuestra que hay un problema en el modelo económico”.

También Cristina Kirchner, que declaró esta mañana en Comodoro Py, pidió a sus seguidores que no la acompañen como lo hacen habitualmente y que sí “acompañen a los trabajadores” en la movilización.

Las muestras de unidad tuvieron su precedente en La Matanza, en el que Héctor Daer se mostró con Magario, junto a empresarios locales. Allí fue enfático: o cambia el rumbo económico o el Gobierno enfrentará un paro general. Lo repitió en su discurso, pero el paro sigue siendo una amenaza sin fecha concreta.

Mientras tanto, la movilización finalizó con la conducción de la CGT abucheada por los manifestantes, que se tuvieron que retirar con custodia. En este contexto, el colapso del tránsito en la Capital, es anecdótico.