El Frente Justicialista Pampeano, fuerza que nucleó a todas las expresiones provinciales del peronismo, logró el 52,7% de los votos y aventajó por más de 20 puntos a Cambiemos, que alcanzó 31,8% y encadenó su novena derrota consecutiva en lo que va del 2019.

De esta manera, el hasta ahora diputado nacional Sergio Ziliotto se transformó en el sucesor de Carlos Verna, que se bajó de la contienda electoral por problemas de salud, y estiró la hegemonía peronista por 4 años más en la provincia.

El candidato de la Casa Rosada en La Pampa fue el radical Daniel Kroneberger, quien derrotó a Carlos Mac Callister en la interna del pasado mes de febrero y le propició la primer derrota del año al macrismo.

Kroneberger desistió de usar el logo, la estética y el nombre del frente oficialista a nivel nacional y compitió con la denominación de “Avancemos” en estos comicios.

Este resultado significó un crecimiento del peronismo en La Pampa, ya que en 2015 había obtenido el 48% y Cambiemos logró el 36% de los sufragios. En las legislativas de 2017, el justicialisto sólo se impuso por 70 votos.

El panorama terminó de teñirse de negro para Cambiemos con la derrota de la intendencia de la capital provincial, Santa Rosa, en manos del kirchnerista Luciano Di Nápoli, que sacó el 51,7% y aventajó por 25% al radical Leandro Altolaguirre, el actual mandatario comunal.

Di Nápoli había derrotado a un candidato empujado por Verna en las internas del PJ en febrero y logró mantener unidas a las diferentes corrientes internas. De esta manera, el peronismo gobierna las 2 ciudades más grandes de la provincia: Santa Rosa y General Pico.