La fábrica de galletitas y alfajores La Nirva, que tiene su planta en Lomas del Mirador, sigue siendo centro del conflicto que data desde octubre de 2019 y que aún no llega a una resolución. Con audiencias en el Ministerio de Trabajo, los dueños se habían comprometido a realizar los pagos de los salarios adeudados en cuotas, pero los empleados denuncian que no lo cumplieron.

Los trabajadores y las trabajadoras están en “asamblea permanente” en la puerta de la planta, sita en Dorrego 874, donde también realizan ollas populares. Marcelo Cáceres, delegado, explicó a Matanza Digital que “la patronal no cumplió con ningún acuerdo” y que recibieron “una denuncia por ingresar a la fábrica”.

Los acuerdos habían sido establecidos para que a mitad de mayo se pagara parte del mes de abril, mientras que a fin de ese mes se pagara el 50% de la deuda y a principios de junio la otra mitad. Sin embargo, no se realizaron los depósitos y el conflicto volvió a estar como al inicio.

Cabe recordar que en mayo, el cálculo que hacía el delegado indicaba que se le debían “entre $150.000 y $200.000 a cada trabajador” y que las mediaciones no daban resultado. Habían recibido pagos realizados con cheques sin fondo y “bonos con promesas de ponerse al día”. Hasta el momento, los trabajadores siguen sin poder cobrar los haberes que les corresponde.