Con una extensa fila de un kilómetro de longitud que se formó ayer en las puertas del penal platense de Olmos, miles de jóvenes aspirantes a guardiacárceles, se acercaron para esperar una de las 50 vacantes. La falta de empleo en la Provincia quedó más que expuesta.

Por esta situación vivida en la capital bonaerense, la Gobernadora María Eugenia Vidal salió a minimizar la situación y durante una entrevista en Radio Mitre argumentó que “la fila no es para que le demos trabajo como guardiacárcel, sino que es para estudiar” y agregó que “para ser penitenciario se requiere un año de estudio, dos meses de práctica y un año más dentro del sistema”.

Estos dichos chocaron dramáticamente con las decenas de testimonios que medios televisivos y gráficos recolectaron ayer en el lugar. El propio Xavier Areses, titular del Servicio Penitenciario Bonaerense, en diálogo con Clarín, admitió la fuerte demanda laboral y aseguró, “los jóvenes ven una posibilidad concreta de trabajo”. Los sueldos iniciales orillan los 34 mil pesos.

La convocatoria se iba a extender hasta mañana pero, tras semejante convocatoria, en el Gobierno decidieron cancelar las inscripciones el mediodía de ayer, acción que provocó tensión y malestar entre las personas que esperaban en la fila desde la madrugada o la noche anterior.

Cabe destacar que no es la primera vez que la Gobernadora intenta menoscabar la explicación por la falta de trabajo. Hace quince días declaró en televisión, frente al periodista Luis Novaresio, que desde 2015 se generaron “500 mil puestos de trabajo en la Provincia”, y que si hay demanda de trabajo es “porque hay más crecimiento de la población”.