Hugo Melo, secretario general de la seccional matancera de la UOM.

Los metalúrgicos movilizará mañana desde el ministerio de Trabajo hasta el ministerio de Producción para repudiar los más de 200 despidos de la fábrica de Banghó y exigiendo un freno a las importaciones anunciado por el Gobierno.

La movilización se da en el marco del vencimiento de la conciliación obligatoria dictada por el ministerio de Trabajo con la empresa de notebooks y tablets, que anunció el cierre de la fábrica luego de que el Gobierno anunciará la quita de aranceles a la importación del 35% a los productos informáticos.

Desde la seccional matancera de la UOM acompañará la movilización anunciada por la conducción nacional. “Vamos a movilizarnos planteando el cierre de importaciones porque parando las importaciones se pararían los despidos y se conservarían los puestos de trabajo”, explicó Hugo Melo, secretario general de la UOM, a Matanza Digital.

Despidos y suspensiones

El sindicalista alertó que “la situación se va cada vez complicando más, pasan los días y menos solución hay a los problemas que tienen los compañeros”. “En La Matanza tenemos fábricas con muchos problemas, fábricas que se van a ir complicando con el tema de la importación de cerraduras, de transformadores, de la línea blanca en algunos casos, autopartistas en otros”.

El sector industrial es uno de lo más golpeados por la recesión, mostrando una baja del -4,6% interanual según el INDEC. Los resultados negativos impactaron en las fuentes de trabajo. “A nivel nacional la UOM ya debe tener cerca de 7000 u 8000 despidos y debe tener unas 15 mil suspensiones”, estimó Melo.

En La Matanza, el dirigente explicó que “con el mecanismo de mantener los puestos de trabajo con algunas suspensiones” los despidos masivos se encuentran frenados pero alertó que “también se van perdiendo los puestos de trabajo”. El sindicato contabilizó en enero 10 despidos. “No sabemos hasta cuando se puede sostener, en algún momento va a explotar todo esto. Lo complica más el ingreso de distintos productos que vienen de afuera”.

Ejército industrial de reserva

Con críticas al Gobierno, Melo celebró el “plan de lucha” anunciado por la CGT, que movilizará el 7 de marzo hacia el ministerio de Producción en rechazo a los despidos y en defensa de paritarias libres. “Lo que hace falta es sin duda un sindicalismo y una dirigencia dura y fuerte para pelear este situación que ya vivimos en los dos años y que nos ha costado muchos puestos de trabajo”.

“Este gobierno lo que quiere es mayor desocupación, mayor ejército de desocupados para poder regular el mercado laboral”, criticó el metalúrgico, asegurando que “el tiempo se le ha dado a este Gobierno es más del que ha merecido, porque hace un tiempo largo que se ve que va hacia la destrucción de la industria”.

“Seguramente que había que corregir algunas cosas pero no destruir la industria como se está destruyendo”, concluyó.