Foto: Twitter.

Los precios de los materiales básicos que se precisan para concurrir a clases aumentaron notablemente respecto del año pasado. El observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNdAv) difundió un estudio en el que aseguran que los precios subieron un 41,9% interanual y que la canasta escolar alcanzó los $3.000.

Los principales productos escolares que aumentaron en el último año son lápices negros (68,6%), pegamento (58,2%), cartuchera (48,9%), guardapolvo (45,4%), cuaderno (44,3%) y mochila (41,8%). Si bien para la Universidad los precios aumentaron un poco menos que la inflación que hubo el año pasado, la canasta acumula una escalada del 206% desde 2016.

Recolectando información de los últimos 3 años, desde la UNdAv relevaron tres tipos de canastas según el segmento socioeconómico: la mayor suba se dio para el segmento más económico, que adquieren las personas con menos recursos, totalizando un 264%. Le sigue la gama media o “canasta estándar” que aumentó un 206% y se ubica en $2.988. Los productos premium, en cambio, aumentaron un 177%, y se accede con un monto de $3.802.

“En función a estos números, importa la evolución del poder adquisitivo. Comparando el valor de la canasta escolar contra medidas indicativas de ingresos como el salario mínimo, se observa un deterioro acumulado en los tres últimos años del 39% y del 16,2% en el último año”, indicó el informe.

En ese sentido, el documento estima que a inicios del ciclo electivo 2016 con un Salario Mínimo, Vital y Móvil se podían adquirir hasta 6,2 canastas, mientras que actualmente alcanza para 3,8. En la misma línea, el deterioro acumulado en el poder adquisitivo de las transferencias por AUH y Progresar fue del orden del 29,0% y del 54,6%, respectivamente.