Todo comenzó alrededor de las 16 hs del pasado viernes, cuando una vecina de Virrey del Pino llamó al 911 para denunciar que tres ladrones armados, que bajaron de un Chevrolet Onix de color gris, le habían robado en la puerta de su domicilio una camioneta Chevrolet Tracker, alrededor de 60.000 pesos en efectivo y 180.000 pesos en mercadería de perfumería.

Voceros judiciales informaron que tras recibir el alerta, efectivos policiales que recorrían en un auto particular la zona de Gregorio de Laferrere en el marco de los controles por el aislamiento social, preventivo y obligatorio, divisaron un vehículo de similares características al denunciado y con tres personas abordo, lo que llamó la atención de los agentes.

Por este motivo intentaron detener la marcha del rodado para identificar a sus ocupantes y solicitar los permisos para circular, pero los delincuentes evadieron el control y escaparon a toda velocidad del lugar.

Los oficiales dieron aviso de lo ocurrido y un patrullero que estaba en cercanías del lugar localizó el Onix y comenzó a perseguirlo, mientras que los policías que iban en el móvil no identificable se sumaron como apoyo.

Al llegar a la esquina de Coronel Eugenio Garzón y Raulíes, el patrullero alcanzó a chocar al Onix, que perdió el control y tras dar unos trompos impactó contra otros autos estacionados en la calle.

Tras ello, “los tres asaltantes bajaron del vehículo y comenzaron a dispararles a los policías, quienes repelieron la agresión y se inició un breve tiroteo”, informaron fuentes judiciales.

Luego, los ladrones escaparon a la carrera y al dar la vuelta a la esquina, uno de los delincuentes cayó al suelo desvanecido, mientras que los policías resultaron ilesos.

El asaltante fue identificado por la Justicia como Jonathan Damián Cardozo de 25 años y falleció en el lugar producto de un impacto de bala que ingresó a la altura del abdomen.

Los voceros añadieron que Cardozo había salido hacía un mes de prisión, luego de purgar una pena por robo agravado por el uso de arma de fuego.

En tanto, a unos 800 metros fue detenido otro de los ladrones, de 22 años, quien fue corrido por los policías afectados al operativo, mientras que el tercer delincuente logró escapar.

Al requisar el auto usado por los asaltantes, encontraron dentro de la guantera más de 9.000 pesos desparramados, mientras que los peritos en el lugar del tiroteo secuestraron dos armas calibre .32 y una .22

Por su parte, la víctima del robo inicial reconoció al ladrón muerto a través de una fotografía como uno de los delincuentes que le robó la camioneta, que fue encontrada abandona a pocas cuadras de su vivienda y sin la mercadería de su propiedad.

Interviene en la causa el fiscal Juan Pablo Tathagian, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, quien ordenó el secuestro de las pistolas reglamentarias de los policías para realizar las pericias correspondientes.