El crimen se registró la mañana del viernes pasado cuando un camión, que transportaba botellas de gaseosas, estacionó en la puerta de un kiosco y al menos tres delincuentes a bordo de un Citroën C4 lo interceptaron con fines de robo.

Según las fuentes judiciales, en ese momento, la victima identificada como Iván Leonel Triveño de 25 años, oficial de la Policía bonaerense e hijo de la propietaria del negocio ubicado en el cruce de las calles Icalma y Esteban Echeverría, observó la situación y dio la voz de “alto”, tras lo cual comenzó un tiroteo.

Desde adentro del automóvil, uno de los asaltantes que se había quedado de “campana” efectuó varios disparos uno de los cuales impactó en la parte frontal de la cabeza del Triveño, quien cayó al piso gravemente herido.

Los delincuentes huyeron a toda velocidad y la víctima fue trasladada de urgencia a una clínica de la zona, donde quedó internada en terapia intensiva, pero falleció esa misma tarde a raíz de las lesiones sufridas.

Efectivos de la comisaría local fueron alertados por el ataque y comenzaron a recabar datos para tratar de identificar a los agresores.

Los voceros añadieron que el auto utilizado por la banda apareció quemado en jurisdicción de Gervasio Pavón, partido de Morón.

El hecho comenzó a ser investigado por el fiscal José Luis Maroto, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 13 del Departamento Judicial La Matanza, pero tras el deceso del policía, la causa pasó al fiscal Juan Pablo Tahtagian, titular de la UFI Temática de Homicidios Dolosos de ese distrito.