Foto: Comisión Provincial por la Memoria.

El gobierno decidió afrontar el año electoral anunciando una batería de políticas de mano dura, colocando en la agenda pública el debate por la inseguridad. El oficialismo anticipó que profundizará el endurecimiento de la política migratoria y que presentará un proyecto de ley para expulsar a extranjeros con condena firme del país.

Sin embargo, las cifras oficiales muestran una mínima incidencia de la población de extranjeros en el sistema penitenciario argentino: representan sólo el 6% de los detenidos.

Algunos datos

Según el último informe disponible del Sistema Nacional de Estadística sobre Ejecución de la Pena (Sneep), dependiente del Ministerio de Justicia, la población alojada a fines del año 2017 en unidades de detención de todo el país es de 85.283. De ese total un 94% tienen nacionalidad argentina mientras que sólo el 6% (4.943) es extranjero.

Días atrás, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich aseguró a la prensa que “el 20% de los detenidos son extranjeros”. Sin embargo, ese número es engañoso, ya que sólo tiene en cuenta el porcentaje de las 32 cárceles pertenecientes al Servicio Penitenciario Federal (SPF) y no de la totalidad de unidades de detención (301) que hay en todo el país, donde el número de extranjeros se ubica en 6%.

Así, según datos de 2017, hay 11.861 detenidos en cárceles federales (del SPF), de los cuales el 80% es de nacionalidad argentina (9.432) y el 20% de otras nacionalidades (2.429).

¿Por qué hay mayor cantidad de extranjeros en cárceles federales?

El último informe de la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) sostiene que casi el 50% de los extranjeros encarcelados en el SPN se encuentran presos por alguna infracción a la Ley de Estupefaciente (n° 23.737). Es decir, que cometieron un delito relacionado con la comercialización, transporte o contrabando de drogas, algo que investiga en la mayoría de las provincias la Justicia federal.

De ahí que la mayoría de los presos sean de países limítrofes: representan un 17% del total de detenidos. Pero el narcotráfico no constituye un delito realizado únicamente por extranjeros. De hecho, el mayor porcentaje de detenidos por esta modalidad son argentinos: el 33% de los encarcelados en el SPF lo está por delitos de drogas, dentro de los cuales el colectivo extranjero representa sólo el 9%.

Mujeres pobres, mulas de los narcos

Por otro lado, el porcentaje de mujeres detenidas por esta modalidad asciende al 76%, ya que, según la PPN “se trata de una participación como último eslabón, como correos humanos operativos al narcomenudeo o microtráfico, vulgarmente denominadas “mulas”, en tanto suelen transportar en sus equipajes o en sus propios cuerpos pequeñas cantidades de drogas”.

Cabe aclarar que los datos del Servicio Penitenciario Federal no permiten discriminar cuántos de los extranjeros que cometieron delitos ligados al pequeño tráfico de drogas y cuantos al narcotráfico o la comercialización de drogas en grandes cantidades.