El hecho que se conoció hoy ocurrió cerca de la medianoche del domingo último en una casa de la calle Bariloche 4048 del barrio “La Gloria” de la localidad matancera de González Catán, y la víctima, identificada por la policía como Miguel Pablo Herlan de 72 años, aparentemente se resistió a los golpes con uno de los ladrones hasta que el otro lo ejecutó de un balazo.

Según los investigadores, el episodio generó una gran conmoción en el barrio La Gloria ya que Herlan era dueño desde hacía 30 años de un almacén que funciona en el frente de la vivienda donde fue asesinado.

“Le dispararon a sangre fría, no le permitieron defenderse. No sé qué buscaban porque en realidad no había mucho dinero”, dijo la hija de Herlan en declaraciones a la prensa en la puerta de la vivienda donde fue asesinado.

Un empleado del almacén, de apellido Moreno, le contó a los investigadores que dos delincuentes ingresaron a robar al local y lo amenazaron con armas. “Dónde está el viejo?, llamalo o te matamos. Danos la plata y llamá al viejo”, dijo el empleado que era la amenaza de los delincuentes, quienes minutos después se dirigieron a la parte posterior del local, donde Herlan vivía.

Siempre en base al testimonio de Moreno, en ese momento, su patrón se hallaba duchándose, por lo que los delincuentes lo sorprendieron en el baño.

De todas formas, el almacenero intentó defenderse y se tomó a golpes de puño con uno de los ladrones, pero el otro lo apuntó con su arma y le disparó un balazo en el abdomen.
Ante esa situación, los delincuentes se apoderaron del dinero de la caja registradora del local, encerraron al anciano baleado y a su empleado en el baño, y huyeron, dijeron las fuentes policiales.

Tras lograr salir del baño, el empleado llamó a la policía y a una ambulancia que trasladó a Herlan al Hospital Simplemente Evita, ubicado en el kilómetro 32 de la Ruta Nacional 3 de González Catán, donde finalmente murió.

La mujer dijo también a la prensa que al muchacho no lo conoce y que lo que le contó era que los delincuentes buscaban una importante suma de dinero que, en realidad, no existía.
“Mi papá era muy conocido en el barrio y ayudaba a los vecinos y no buscaba hacerse rico.

La investigación está a cargo de la comisaría de González Catán y la fiscalía de Homicidios de La Matanza, a cargo de Jorge Yametti.