En un encuentro histórico, el Club Social y Deportivo Liniers enfrentó a San Lorenzo de Almagro por los 32avos de final de la Copa Argentina. El resultado tuvo lógica y fue 3-0 para el equipo de Boedo, con goles de Alexander Díaz y Óscar Romero x2. De esta manera, el Ciclón pasó a 16avos de final.

El estadio José María Minella de Mar del Plata fue el escenario donde se cruzaron por primera vez ambos equipos: uno de los grandes del país como San Lorenzo y uno de los representantes de La Matanza, que milita en la Primera D, la última categoría del fútbol argentino.

Los jugadores de Liniers demostraron ganas e ímpetu, aunque la jerarquía azulgrana se hizo notar rápidamente y a los 7 minutos abrió el marcador. El trámite del partido, a pesar de la diferencia, fue parejo. De hecho, Liniers tuvo dos llegadas de gol claras que pudieron cambiar el destino del juego, pero no pudo concretarlas.

En el segundo tiempo, San Lorenzo dominó un poco más y se notó la diferencia física entre los planteles. A los 8 minutos llegó el segundo gol y sobre el final, a falta de 10 minutos, Óscar Romero puso cifras definitivas.

Más allá de la derrota, el trabajo de La Topadora fue digno de destacar, ya que pudo jugar prácticamente de igual a igual ante un equipo grande. El día de ayer será inolvidable y una gran experiencia para sus jugadores, para el cuerpo técnico y para todos los hinchas de Liniers en La Matanza.

La formación inicial fue con: Ignacio Díaz Peyrous; Rodrigo Di Motta, Thiago Monzón Toloza, Federico Potarski, Bruno Spitale; Ignacio Sallaberry, Marcelo Araujo, Lucas Miguens, Mateo Gridel; Willian Giménez y Franco Méndez.