El Diez asegura que viene a ocuparse del fútbol argentino

Si le faltaba algún condimento a la polémica por el manejo de la Asociación del Fútbol Argentino era la participación directa de Diego Armando Maradona. El mejor jugador de todos los tiempos se reunió la semana pasada en París con el suizo Gianni Infantino, presidente de la FIFA, y llegará esta tarde al país con la firme convicción de involucrarse en la discusión.

“Voy para terminar con todo ese lío, con todas las peleas. Esperé esta oportunidad 30 años, ahora me llega gracias a Infantino y no la voy a desaprovechar. Se viene la Revolución Maradoniana. Que más de uno se agarre porque los conozco a todos”, prometió. Pese a no contar con una designación formal como veedor de FIFA, Diego se autodefine como un colaborador directo del suizo para el caso del argentino: “Es una patriada que nos jugamos porque queremos salvar el fútbol”.

Además, Maradona no dudó en criticar al actual presidente de la nación, Mauricio Macri: “No tiene ninguna chance de intervenir la AFA, ya lo dijo Infantino. Que se ocupe del país y que le dé de comer a la gente, que del fútbol nos ocupamos nosotros. El fútbol no tiene nada que ver con lo político, al fútbol lo comanda la FIFA y, gracias a dios, ahora los jugadores con un presidente que nos entiende”.

Y se metió de lleno en el terreno político: “Soy cristinista. Soy del lado opuesto. Me gustaría que Macri me dé un revés o un cachetazo y le dé alegría a la gente. Pero me llega información de que veta esto y lo otro, que la gente no puede llenar la olla y que los millonarios son cada vez más millonarios. Eso para mí es una traición a la patria. Cada vez que me levanto, canto ‘vamos a volver’, eso es lo que me tiene vivo”.