La famosa empresa cementera Loma Negra anunció el cierre de su planta más antigua, que fue fundada en 1.919 en la localidad de Sierras Bayas, municipio de Olavarría, y el destino de 45 trabajadores es incierto a pesar de que prometieron reubicarlos en otro sector.

La fábrica ubicada en el corazón de la provincia de Buenos Aires ya no producía cemento y sólo se dedicaba a la molienda y el embolsado del producto. Desde 2018 encaró un plan para reducir su personal, y actualmente más de la mitad de sus trabajadores se encontraban terciarizados.

Era una de las empresas insignias en el sector de los materiales para la construcción, y hasta llegó a vender el material para levantar las paredes del Congreso de la Nación. Ahora, dejó sin su mayor fábrica a un pueblo de sólo 7 mil habitantes.

Loma Negra actualmente es conducida por la firma brasileña Camargo Correa, desde donde indicaron que la planta estaba produciendo poco y la fábrica quedó atrasada tecnológicamente para seguir operando.