La policía allanó una casa del barrio Lomas del Millón en la localidad matancera de Ramos Mejía y detuvo a Sebastián Matías Nicolás Firpo, uno de los acusados de tirar objetos contundentes al micro del equipo de futbol Boca Juniors cuando iba camino al estadio monumental a disputar la revancha de la final de la Copa Libertadores de América.

Firpo, de 31 años, ya se había rapado y sacado la barba, creen los uniformados, para cambiar su apariencia y darse a la fuga.

En el lugar secuestraron varias entradas de partidos ya disputados por River Plate, el carnet de socio y la entrada a la centenario alta, sector donde se concentra la barra del oeste, enfrentados con los borrachos del tablón.