Los bomberos voluntarios matancero alertaron que recibieron poco más de $3 millones en concepto de subsidios en 2017 para mantener sus 6 cuarteles en todo el distrito. En ese sentido, Rodríguez indicó que “visto así parece una cifra grande, pero nosotros estamos consumiendo $150.000 en combustible y $70.000 de luz por mes”.

La institución recibe tres tipos de subsidios de los diferentes estamentos del Estado. Por una parte, advierten sobre el recorte presupuestario que sufrió la ley nacional 25.054 y peligra casi el 80% de los fondos que debe destinarle el gobierno federal.

Además, desde el destacamento denunciaron que el gobierno provincial tampoco le destina los recursos correspondientes a su tarea y esperan llegar a un entendimiento para cobrar los $3 millones anuales que les adeudan.

“La gobernación no nos va a dar ningún acuerdo porque, si nos da una solución, detrás de nosotros se van a formar los 280 cuerpos de bomberos de todo la Provincia de Buenos Aires”, puntualizó Rodríguez.

Por último, el 7,5% de la tasa de seguridad municipal está destinada a los bomberos. Esa cifra representa $2,5 de los $33 que se cobran por esa tasa en los servicios de ABL. El municipio le adeuda el pago del año 2017 y lograron que el pago se realice en dos cuotas.

Cuando hacen rifas o comidas para vender logran recaudar un poco más de $25.000, que representa muy poca plata por el tamaño de la institución ya que deben emplear a 40 personas que realizan tareas administrativas.

Entre otras falencias que se presentan en la institución, desde el destacamento señalaron que “tenemos camiones muy antiguos, algunos no se pueden reparar y eso hace que tengamos un alto costo de mantenimiento porque se rompen más de lo común”.

Las nuevas autobombas

En el 2010, los bomberos voluntarios recibieron un subsidio municipal para comprar dos autobombas en Estados Unidos. Sin embargo, quedaron retenidas en la aduana por no tener el certificado de ventaja impositiva por la deuda de la institución.

Luego, lograron que se las liberen sin derecho a ser usadas por lo que quedaron guardadas en el cuartel sin utilizar. En las últimas semanas lograron una solución con la AFIP y pudieron liberar las dos autobombas.

El próximo miércoles se realizará una inspección de la aduana para patentar los vehículos y sacarlos en servicio.