(Foto: prensa Boca Juniors)

Los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto se entrenaron a puertas abiertas y la gente llenó el estadio. Los jugadores terminaron aplaudiendo a la gente.

Desde la madrugada hubo fanáticos esperando para ingresar a la Bombonera, lo que obligo a las autoridades a adelantar la apertura que estaba programada para las 16:00hs. A tal punto se lleno que gobierno de la ciudad emitió la clausura de la cancha.

Se calcula que asistieron 60.000 personas y otras 10.000 se quedaron sin lugar afuera. Hubo disturbios en las adyacencias con algunas corridas, autos rotos, molinetes y vallas.

Algunos de los futbolistas del plantel expresaron sus sensaciones y agradecimientos en las redes sociales