El presidente volvió a respaldar el plan progresivo de aumento de tarifas, tras haber levantado críticas tanto de la oposición, como de sus aliados de la UCR y de la Coalición Cívica. El lunes filmó un spot en Vaca Muerta, en Neuquén, desde donde pidió públicamente a los gobernadores que eliminen los impuestos de las facturas de los servicios.

“Les quiero pedir a los distritos que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos, así van a aliviar las cargas sobre los comercios, sobre las PyMES y sobre los consumidores”, dijo el Presidente a través de un video transmitido a través de su cuenta de Facebook.

Horas más tarde, la oficialista gobernadora María Eugenia Vidal anunció la quita de impuestos sobre los servicios públicos en la provincia, actuación que imitaron en la Ciudad de Buenos Aires.

Asimismo, Macri le pidió a las familias que acompañen la política de aumentos de tarifas, alegando que “no hay otra forma” y que “si hubiera existido otro camino, lo hubiera tomado”. “Todos los argentinos tenemos que asumir el desafío de consumir menos energía. Cada luz que apagamos, cada hornalla que cerramos, todo suma. Sin energía no podemos seguir creciendo, con energía no nos pueden pagar”, sostuvo el presidente.

Los datos del Banco Mundial que contradicen al gobierno

El argumento del derroche del consumo local y el “sinceramiento de precios”, fueron los argumentos utilizados por el gobierno para justificar las subas en los servicios de agua, luz, gas y otros servicios.

Sin embargo, según un informe del Banco Mundial, el consumo eléctrico de Argentina tiene niveles similares a los del resto de la región. Las cifras recolectadas en 2014 indicaron que el país tuvo un nivel de consumo eléctrico por habitante de 3.052 kwh (kilowatt hora), lo que representa un 22% menos que Chile y un 1% menos que Uruguay, tal como difundió el portal LPO.

Los datos que fueron recientemente publicados por dicho organismo internacional corresponden a las cifras del 2014. Por lo que los analistas suponen que con los actuales precios tarifarios la diferencia sería aún mayor. Asimismo, otro informe de las Naciones Unidas vincula los altos niveles de consumo energético con el nivel de desarrollo de las naciones, siendo las que más altos niveles tienen las más desarrolladas.

En su Índice de Desarrollo Humano, la ONU destaca la existencia “de una relación directamente proporcional entre el consumo de energía por habitante y la calidad de vida de la población, su expectativa de vida y el índice de desarrollo humano”.

En este sentido, se observa que en el informe del Banco Mundial, los países con mayor consumo de kwh per capita son Islandia (53.832), Noruega (23.000), Canadá (15.546) y Finlandia (15.250), entre otros.