Iniciamos hoy este trabajo de rastrear esta particular parte de nuestra historia y patrimonio Matancero. En estos días de pandemia por el COVID 19, las comunicaciones están siendo esenciales para mantener nuestros vínculos sociales, laborales y familiares.

¿Qué hubiera ocurrido si esto sucedía sin celulares o teléfonos de línea como aún suelen usar, principalmente, los adultos mayores? Esto nos llevó a recordar aquella época, no tan lejana, en la que se dependía de un teléfono público o semi público, un cospel, una moneda o tarjeta telefónica.

DEL TELÉGRAFO AL TELÉFONO

El telégrafo eléctrico fue el primer medio que nos introdujo al mundo de la simultaneidad e instantaneidad de las comunicaciones, no así el correo y el envío de cartas que demoraban días, semanas o meses de acuerdo a las distancias. El 27 de agosto de 1857 inauguraba sus servicios el Ferrocarril del Oeste de Buenos Aires y se ponía en funcionamiento la primera red telegráfica del país tendida por la compañía de Londres con objeto de ayudar al servicio ferroviario. Y con el primer tramo del ferrocarril Merlo – Moreno el 11 de abril de 1860 del Ferrocarril del Oeste comenzaba el funcionamiento de la primera línea pública de la Argentina, y la empresa alemana Siemens & Halske suministraba el telégrafo utilizado.

En Argentina el telégrafo representó un avance tecnológico como sistema para las
comunicaciones interpersonales. Permitía la comunicación de largas distancias a cientos de kilómetros e incluso interoceánicos. Servía para transmitir y recibir información en forma cifrada, a través del código Morse y después de ser recibida debía ser codificada, entendida o descifrada por medio de símbolos. Fue a fines del siglo XIX, que la Unión Telegráfica permitió conectar ciudades, y hacer conexión internacional entre Argentina y el continente europeo. El gran impulso se dio bajo la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento quien asumió en 1868 y su Ministro Dalmacio Vélez Sarsfield, fomentando la integración nacional y su vinculación con el mundo.

Luego va a ser el teléfono el que gane terreno para las comunicaciones urbanas. El primero que se instaló en nuestro país fue el 4 de enero de 1881, por el técnico francés Víctor Anden en la residencia del ministro de Relaciones Exteriores el Dr. Bernardo de Irigoyen, en la calle Florida 351, entre Tucumán y Viamonte, hoy Calle Florida 611. También se instalaron en las residencias del presidente de la Nación Julio Argentino Roca en la calle Rivadavia 1783 (hoy 4805), en la del presidente de la municipalidad de Buenos Aires Marcelo Torcuato de Alvear, en la del Ministerio de Guerra y Marina, General Benjamín Victorica y en instituciones como la Sociedad Rural, el Club del Progreso y el Jockey Club.

El origen de la telefonía argentina se caracterizaba por ser un negocio de gestión privada, con numerosas operadoras independientes y de propiedad extranjera que se desarrolló entre los años 1878 y 1946, cuyo interés fue comercial y orientado a satisfacer las demandas sociales de la clase adinerada o servicios comerciales y de profesionales locales. La primera comunicación telefónica fue en Buenos Aires en 1878, gracias al experimento público de dos ingenieros argentinos Carlos Cayol y Fernando Newman que formaron una sociedad de hecho, ambos de familias de inmigrantes y vinculados con la telegrafía que fabricaron aparatos propios. Ellos solicitaron al Gobierno la concesión que les diera el privilegio exclusivo para comercializar el producto, pero no lo obtuvieron. Había por entonces, una fuerte competencia de empresas con capital extranjero que querían quedarse con el negocio.

En 1881 tres decretos presidenciales del presidente Julio Argentino Roca (presidencia de 1880 y 1886 y entre 1898 y 1904) permisos a empresas como la compañía inglesa Telephone Company Gower- Bell, y la Société du Pantéléphone L. de Locht de procedencia belga, y la Compañía Telefónica del Río de la Plata, subsidiaria de la estadounidense Bell. Así se iniciaba el negocio de la telefonía, con autorizaciones o permisos a empresas. Esas empresas en 1882 se fusionaron creando The United Telephone Company of the River Plate (Unión Telefónica del Río dela Plata) (UT), que prestó servicios en Argentina hasta 1929 cuando pasó a manos estadounidenses. La International Telephone and Telegraph Company (ITT), empresa norteamericana, consolidó su monopolio en la ciudad de Buenos Aires y región pampeana y tuvo el control del 90% de las líneas del país.

Mientras tanto en el interior del país surgían nuevas y pequeñas operadoras locales y regionales entre 1900 y 1920, y empresas cooperativas en localidades específicas. La Sociedad Corporativa Telefónica (1887), la Compañía Telefónica Argentina (1927), y CET/CAT Ericsson (1916 /1927)1

Hacia 1935 ante los problemas de falta de interconexión de las redes, el presidente Agustín Pedro Justo (1932 – 1938) a través de decretos lo consideraba obligatoria, y declaraba a la telefonía como un servicio público sujeto a jurisdicción nacional, y, además, estableció como autoridad de contralor a la Dirección Nacional de Correos y Telégrafos. Pero el decreto tuvo dificultades para su aplicación, y se mantuvo la operación sobre la base de permisos precarios y locales.

La empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) fue una sociedad del Estado, y se fundó el 1° de julio de 1946, luego de la nacionalización de la Unión Telefónica de capitales británicos y franceses. Bajo el gobierno de Juan Domingo Perón (primera presidencia 1946 – 1952) se creó la nueva empresa llamada Empresa Mixta de Telefonía Argentina (E.M.T.A.). Luego en 1948 el decreto 8.104 quita la personería jurídica de E.M.T.A y sus bienes fueron transferidos al patrimonio público. Desde 1956 Teléfonos del Estado cambia su nombre por ENTeL.

Durante la presidencia de Raúl Alfonsín (1983 – 1989) se realiza un preacuerdo con Telefónica que contempla la privatización parcial de Entel, pero fue frenado por el Congreso. Se inicia para entonces, la licitación para traer a la Argentina la Telefonía Móvil. Con el presidente Carlos Menen (1989 – 1999) arranca la prestación de ese servicio. En 1990 finalmente ENTeL es privatizada y aparecen distintas empresas extranjeras como Telecom y Telefónica (de Francia y España respectivamente).

“Considerando. Que en el marco de la transformación estructural del sector público iniciada por el Estado Nacional en el año 1989, se dispuso la privatización de la EMPRESA NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (ENTeL), hasta entonces empresa monopólica estatal prestadora de los servicios de telecomunicaciones”2.

Lo que viene después es el desarrollo rápido de la telefonía móvil Miniphone primero,
después Personal (Telecom) y Unifón (Telefónica) y otros. Los primeros celulares empezaron a usarse por falta de líneas de telefonía fija, además de estatus social. En la actualidad los dispositivos móviles se han multiplicado ya que es el medio más elegido para la comunicación y se estima que Argentina se convirtió en el país con mayor cantidad de usuarios únicos de teléfonos celulares.

Mientras se fue desarrollando la telefonía móvil, fue quedando en desuso los teléfonos
públicos salvo en hospitales y otras instituciones públicas. En las últimas décadas cambió la tecnología y la manera de comunicarnos. Hoy quedan pocas cabinas telefónicas en instituciones públicas, el resto que queda, por desuso, vandalismo o porque dejaron de funcionar son abandonadas como chatarras, por seguridad para que no haya obstáculos en la vía pública y por comodidad de las empresas.

En la ciudad de Gregorio de Laferrere también fueron desapareciendo por desuso y
vandalismo muchos teléfonos públicos. Y la oferta y distribución de los servicios por cable, telefonía fija, celulares e Internet es tan variada como desigual.

LOS ÚLTIMOS APARATOS TELEFÓNICOS

Les ofrecemos a continuación un relevamiento de las ubicaciones de aquellos aparatos, hoy desaparecidos, en la ciudad de Laferrere y de unos pocos vestigios que compartiremos para reflejar este tema.¿Dónde estaban algunos de estos aparatos? Si bien no daremos direcciones exactas, aportaremos referencias barriales y populares para que puedan lograr ubicarlos.

-El primero estuvo frente a la estación ferroviaria, en el bar o mítico despacho de bebidas Luna.
-En la cuadra de la actual panadería La Rueda, sobre Piedra Buena 6126.
-En vereda de la Farmacia Miguez, sobre avenida Luro 6154, a una cuadra de la estación de tren.
-Sobre Luro al 5800, unos metros antes de llegar a la primera plaza, al lado del quiosco de diarios en frente de la actual farmacia Vilela.
-Sobre Av. Luro al 6300, a la altura de la retacería Tienda Felú
-Frente a la estación, en la parada de taxis, donde hoy se sitúa una verdulería y pescadería, en la colectora paralela a ruta 21.
-Un aparato semi público sobre la calle Echeverría casi esquina con López May donde hoy funciona el quiosco y librería Los Primos.
-En la vereda del Hospital Teresa Germani, detrás de la estación, sobre avenida Luro al 6500
-Dentro del edificio del hospital funcionó otro hasta 1999 aproximadamente.
-Funcionaron hasta hace poco dos aparatos semi públicos en quioscos aledaños al Hospital,
por ejemplo, el del Kiosco de Luro al 6591 “que funcionaba en la base de una ventanita hasta el 2017” nos comenta su dueña, la señora Sandra Segovia. (foto) de la base)) O el del kiosco vecino al anterior, sobre Luro al 6583, que colgaba de un gancho de hierro en el frente del negocio.
-En el interior de la Secundaria 23 ubicada en Magnasco y Santa Catalina, a una cuadra, del Estadio de Laferrere. Este semi público anduvo hasta el 2015.
– Avenida Luro y Ruta 3, una cuadra antes de cruzar la ruta.
-YPF sobre colectora de ruta 3, frente a una actual casa velatoria, aproximadamente km 26, sobre la calle Ascasubi.
-Un llamativo caso de teléfono público, con cabina abierta, es el de la calle Inca al 3000 que se mantuvo de pie hasta diciembre de 2014 y del cual se encontró un corto video en YouTube.

Ofrecemos el link para los más curiosos o los jóvenes, que tal vez no llegaron a ver ninguno de estos: https://youtu.be/IvinAnxAn7o. El mismo funcionaba en una despensa frente a la escuela primaria número 75.
-El último caso particular que queremos destacar es el aparato semi público que se halla en el hall de entrada del Instituto Madre María Luisa Clarac, sobre la calle Echeverría al 6000. ¡Este aún funcionaba hasta hace muy poco y con monedas!

CABINAS TELEFÓNICAS Y COSPELES

Acerca de los semipúblicos hablamos con el señor Alejandro Guerra, vecino desde siempre de Laferrere, y actual secretario de la escuela 23 donde dijimos que aún se encuentra uno de estos aparatos semi públicos, que hoy ya no funciona, y nos comentó:
“En la 23 me encargaba yo del semi público…en las primeras épocas que no había
celulares…sacaba las monedas una vez por semana más o menos y con eso se pagaba la factura y el poco resto quedaba para cooperadora. Yo tenía una llave de la cajita donde caían las monedas. A veces la forzaban y las sacaban, por eso se le puso un chapón protector.

Con la llave también se podía poner al teléfono en modo gratis, si la dirección tenía que hacer llamadas. Con el tiempo y el auge de los celulares se usaba cada vez menos hasta que, la última vez que se le hizo una reparación, por parte de la empresa Telefónica, me dijeron que se tenía que usar con sistema tarjeta. Se rompía seguido. Entonces se le dio de baja. En sí, con tarjeta no se llegó a usar…era para introducir un código y permitía hablar. No era como la tarjeta de los aparatos de la calle en los cuales se introducía la misma. En la última época se usaba más para recibir llamadas, sólo eso y se usó así hasta el 2015 aproximadamente. Destacamos que este aparato se localizó en el interior de la escuela alrededor de 1995 a través de la Asociación Cooperadora de la institución.”


La tecnología en materia de comunicaciones ha cambiado aceleradamente y lo seguirá
haciendo. En este contexto de pandemia los celulares – y todavía algunos aparatos de línea- se han convertido en herramientas primordiales para mantenernos conectados e informados. Pero aquellos antiguos teléfonos públicos decoraron nuestro paisaje y hoy vale la pena recordarlos.

Ahora, vecinos y amigos de Matanza, los invitamos a que nos ayuden a realizar un
relevamiento acerca de estos teléfonos, públicos o semi públicos, en el Partido de La Matanza, a través de fotos, comentarios o datos que nos puedan aportar para completar el relevamiento con el que comenzamos en Laferrere.

1: CET/CAT Ericsson. Ericsson es una multinacional sueca, que formó en Argentina la CET, Compañía Argentina de Teléfonos y CET Compañía Entrerriana de Teléfonos. Fue proveedora en el mercado argentino de productos, servicios y soluciones en telecomunicaciones. En 1993 Ericsson desarrolla la primera red celular digital en el país. N. A.

2: Comisión Nacional de Comunicaciones. “Decreto 264/98 (Boletín Oficial N° 28.856, 13/3/98). Anexos I
al VII (Boletín Oficial N° 28857 – 16/3/98)”. Texto digitalizado y revisado de acuerdo al original del Boletín
Oficial por el personal del Centro de Información Técnica de la Comisión Nacional de Comunicaciones. Pág.
1. En: https://www.enacom.gob.ar/multimedia/normativas/1998/Decreto%20264_98.pdf