El presidente de la Nación, Mauricio Macri, anunció a través de una serie de tweets algunas de las medidas que tomará en educación en caso de ser reelecto en el cargo. Un recorte al alcance de las Becas Progresar “sólo para carreras prioritarias”.

Los nuevos ingresos a las becas serán sólo para determinadas carreras y dejarán de tener su alcance universal, como fue pensado desde el primer momento para ser un impulso para los jóvenes de entre 18 y 24 años que decidían encarar la formación primaria, secundaria, terciaria o universitaria.

“Vamos a enfocar las becas en las áreas que necesita el país”, sintetizó Macri para referirse a que sólo se incentivará a carreras relacionadas al petroleo, software o el sector energético. “Por otro lado, faltan perfiles como enfermeros”, compensó el mandatario.

Los montos permanecen congelados desde 2017 y se ubican en $1.250 para estudiantes que cursen sus estudios primarios; $1.200 para los secundarios; y $2.300 para los universitarios. Al no ser actualizados en los últimos dos años, el poder adquisitivo de la beca fue devorada por la inflación.

El Centro de Estudios Ciudad (CEC) que depende de la UBA denunció en el pasado mes de julio el gobierno nacional ya había recortado 500.000 Becas Progresar y advirtió que “el programa dejó de verse como una inversión social”.

Además, el sistema de otorgamiento de las becas presentó reiteradas fallas y no se les otorgó o renovó el beneficio a  estudiantes que cumplían con todos los requisitos para acceder al mismo.

La meritocracia

El gobierno entregará un bono extra a los estudiantes que comiencen a estudiar en 2020 y aprueben todas sus materias del primer año. Esto deja excluidos a los estudiantes que no cuentan con la posibilidad de cursar las asignaturas correspondientes.

El bono será de $12.600 para los estudiantes que tengan un promedio de entre 6 y 8 puntos; y de $25.200 para los que cuenten con un promedio de entre 8 y 10.