Foto: Infobae.

El presidente Mauricio Macri anunció ante el Congreso el envío de un nuevo Régimen Penal Juvenil que bajará la edad de imputabilidad, de 16 a 15 años de edad. El proyecto fue presentado hace diez días por el ministro de Justicia, Germán Garavano, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Se trata de una de las medidas de mano dura que impulsa el gobierno para hacerle frente a la campaña electoral pero que levanta fuertes críticas de organismos que bregan por los derechos de los niños y las niñas. Entre ellos están Unicef, que considera que bajar la edad de imputabilidad “no suma” y sólo conduciría a “llenar con chicos” los institutos de menores.

A su vez, las cifras oficiales dan cuenta del escaso porcentaje de delitos que representan los delitos de menores: sólo el 3,1%.

A pesar de todo, el gobierno avanzará con el Régimen Juvenil. Para Macri el proyecto “es mucho más que la baja de un año de la edad de imputabilidad” y busca “dar respuesta a muchos chicos que van en camino de convertirse en delincuentes”.

“Hay que contenerlos (a los jóvenes), darles una oportunidad de hacerse responsables de sus actos y ayudarlos a tener un rol positivo en la sociedad”, argumentó el presidente para justificar la iniciativa.

Asimismo, entre los escasos anuncios que tuvo el discurso, el presidente volvió a anunciar un nuevo Código Penal de la Nación que llamó a que se trate en el “corto plazo”. El proyecto incorpora nuevos delitos como el tráfico de órganos o de sangre, y eleva penas en ciertos casos de corrupción, narcotráfico y agresiones sexuales.