Foto: Leandro Teysseire.

Mauricio Macri brindó este jueves una conferencia de prensa en la que hizo un balance de su gestión y defendió las políticas llevadas a cabo en su gobierno. “Los resultados de nuestras políticas económicas no llegaron a tiempo”, admitió el presidente, ponderando que será “el primer gobierno no peronista en 100 años (sic) que termina su mandato”.

El discurso es uno de los últimos actos que brindará el presidente antes de dejar el gobierno el próximo 10 de diciembre, siendo el más importante la movilización convocada para este sábado en Plaza de Mayo, en la que buscará alinear a la tropa propia y demostrar un fuerte gesto de respaldo para constituirse en el líder de la oposición a partir del año que viene.

Durante la cadena nacional, el presidente se anticipó al diagnóstico negativo que vendrá por parte de Alberto Fernández, buscando mostrar indicadores positivos y polarizando con sus adversarios políticos que lograron vencerlo en octubre: “dejamos un Estado en el que es más difícil robar la plata de los argentinos”, aseveró.

Las frases destacadas de su discurso

La economía estuvo presente en la cadena nacional, pero no hubo mención de indicadores sensibles para la población como es el aumento de la pobreza o la caída del salario real. “En 2015 enfrentábamos una situación delicada. Durante dos años tuvimos éxito, pero nos pusimos en una situación frágil”, sostuvo el presidente, sobre el desempeño económico durante su mandato. “Lamento no haber podido ofrecer mejores resultados en estos cuatro años”, agregó

También estuvo presente la referencia a la megadevaluación ocurrida en agosto de este año tras las PASO, en la que el presidente volvió a culpar a los electores. “A mediados de este año parecía que estábamos dando la curva. La inflación había bajado cuatro meses seguidos. La economía empezaba a despertarse. Creció casi 2% en julio y ya llevaba tres meses seguidos de crecimiento interanual”, sostuvo, y remató: “los resultados de las PASO generaron otro salto en el dólar por el miedo de millones de argentinos que salieron a vender sus pesos”.

En ese sentido, a pesar de los bruscos deslizamientos de la moneda que hubo durante su gobierno, Macri resaltó que: “tenemos un dólar que es más real, no es uno ficticio”.

En cuanto al aumento de la deuda, admitió que aumentó durante su gobierno pero que fue para pagar vencimientos de deuda contraída por el kirchnerismo. “En diciembre 2015, el Estado Nacional debía u$s240.000 millones y la deuda venía creciendo hacía muchos años. Ahora debemos más, pero tiene una causa: $2 de cada $3 que tomamos fueron para pagar vencimientos de deudas tomadas por gobiernos anteriores”.

Entre las políticas de gestión defendidas por su mandato, la política energética estuvo en el centro de los elogios. “Recibimos un país sin energía y con infraestructura vieja. La situación era dramática porque faltaban inversiones y los cortes de luz eran recurrentes”, sostuvo. También dijo: “volvimos a exporta gas después de 11 años y vamos a alcanzar el equilibrio energético que el próximo gobierno podrá aprovechar” y que “pusimos en movimiento Vaca Muerta, que estaba casi paralizada. Su actividad se multiplicó por cuatro en estos años”.

Entre los aspectos institucionales que para el presidente mejoraron, mencionó a la justicia y el Indec. “Nuestra democracia es más fuerte, más sólida, nuestra Justicia es más independiente, nos integramos al mundo y estamos más seguros frente al delito y frente al narcotráfico. Y la política es más decente”, dijo Macri. Sobre el Indec, aseveró: “cuando llegamos encontramos un Estado sin información ni estadísticas. Hoy tenemos un Estado más eficaz, con información pública y estadísticas confiables, más tecnología y ejecución, que usa mejor la plata de los argentinos y es mucho más transparente”.

También defendió que durante su gobierno se vivieron “cuatro años de total libertad de expresión y de prensa, sin guerra contra el periodismo ni ataques del gobierno contra quienes piensan distinto”, y aseveró que hubo mejoras en cuanto a los mecanismos para evitar corrupción: “dejamos un Estado en el que es mucho más difícil robar la plata de los argentinos, siempre habrá pillos y ladrones, en todos los gobiernos pero el Estado tiene que asegurarse que deje las huellas marcadas y poder atraparlo”.