La pobreza en Argentina volvió a escalar y llegó al 40,8%. Así se desprende del último informe que difundió el Observatorio de Deuda Social que realiza la Universidad Católica Argentina (UCA), que señala que en el país 16 millones de personas se encuentran por debajo de la línea de la pobreza.

Los datos corresponden al tercer trimestre del 2019 e indica que en el último año se crearon 2,8 millones de nuevos pobres, alcanzando la cifra más alta de la década. La indigencia también mostró un fuerte salto y llegó al 8,9%. Este último dato es alarmante: casi 1 de cada 10 personas no llega a cubrir ni una canasta básica de alimentos.

Otro dato fuertemente inquietante es cómo el aumento de la pobreza afecta a la niñez y los jóvenes, la población más vulnerable. Según la UCA, el 59,5% de los niños y adolescentes de 0-17 viven en hogares pobres. En otras palabras, 6 de cada 10 niños son pobres en Argentina.

En cuanto a las regiones, la desigualdad se profundiza en el Conurbano bonaerense. El 51,1% de los habitantes del Gran Buenos Aires son pobres. Hace tan sólo un año, esa cifra era cercana al 44%.

Los motivos del impactante aumento de la pobreza deben buscarse en la profundización de la crisis económica en 2018, que empeoró este año con una nueva devaluación del peso y una inflación que terminará el año en torno al 54%. Macri se va del gobierno en un contexto de fuerte caída del salario real y sumando 3 de recesión, de los 4 que gobernó.

Fue el propio presidente el que pidió ser juzgado por su desempeño para bajar la pobreza. Los números hablan por sí solos: en el tercer trimestre de 2015, la pobreza era del 29% y la indigencia del 5,3%.

En los próximos días se conocerán los números de pobreza que difunde el INDEC. Y si bien podría marcar un indicador menor, la tendencia es que se acerque al número difundido por la UCA: en el primer semestre del año marcó que fue del 35,4%, dato que no tuvo en cuenta la maxidevaluación de agosto.