Foto: @magariovero

La pelea entre Provincia y municipio sumó un nuevo capítulo por una carta que le envío la intendenta Verónica Magario a la gobernadora María Eugenia Vidal para que se le restituya los gastos que hizo la comuna por atender a los vecinos afectados por las inundaciones.

Magario le reclamó a la mandataria bonaerense “el reconocimiento y la restitución de los gastos efectuados en el marco de la presente emergencia”. En el documento detalla que hubo 5.000 evacuados y 40.000 afectados por las fuertes lluvias.

Leé más: La historia detrás de los barrios inundados de Virrey del Pino

El municipio ya había publicado un comunicado en el que responsabilizaba a Nación y Provincia de la paralización de 11 resorvorios de agua planificados por ACUMAR, y de las obras necesarias en los arroyos Mollins, Morales, Don Mario, Dupuy y Susana.

En contestación, Vidal afirmó en una entrevista en Intratables que La Matanza recibió $11.800 millones para obras hidráulicas, pero reconoció que “se necesitan u$s 400 millones para que no se inunde más”. Además, desde el gobierno provincial aseguran que “seguramente se restituya el gasto”, aunque hay dudas entre los funcionarios.

En la carta, Magario asegura que la administración local destino “recursos, humanos y materiales, para que a cada vecino afectado le llegara la atención necesaria”. Además de la acción estatal, muchas organizaciones sociales, políticas y religiosas se pusieron al frente de la asistencia a los damnificados.

Los cruces entre La Matanza y la Provincia se dieron desde diciembre de 2015 y se fue tensando con el correr del tiempo. De hecho, hubo muy pocos encuentros entre la intendenta y la gobernadora, que ahora se cruzan electoralmente y parece haber final feliz para la matancera.