“Maria Eugenia Vidal evidentemente es ineficiente, es incapaz. No puede pensar en un sistema sanitario y no puede comprender la necesidad de dos hospitales más”. Con esas palabras, la intendenta Verónica Magario reclamó públicamente la puesta en marcha de los dos hospitales SAMIC, el René Favaloro (en Rafael Castillo) y el Néstor Kirchner (en Gregorio de Laferrere), que se encuentran con las obras paradas desde hace dos años.

Según Magario, al primero le falta sólo un 20 por ciento para completar su construcción y al segundo un 25 por ciento. La polémica por el freno en las obras la había instalado la ex presidenta y precandidata a senadora por Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner, cuando visitó de campaña Laferrere y declaró “me parece que no terminar esas obras es de cavernícolas”.

En ese sentido, la intendenta y candidata testimonial al frente de la lista de Unidad Ciudadana, volvió a cuestionar el recorte de fondos por parte del gobierno nacional y provincial: “Son cuestiones que ellos no quieren asumir como responsabilidades. Acá hay una voluntad de no preocuparse por la salud”.

“Los hospitales venían a completar un sistema de atención sanitaria para nuestro distrito que tiene más de 2 millones de habitantes”, indicó Magario en una entrevista realizada por C5N, argumentando que ese “sistema” se mantendría con fondos que el 70 por ciento provendrían del gobierno nacional, el 23 por ciento de la provincia y el 7 por ciento del municipio.

“Hemos decidido cubrir lo que tiene que cubrir la gobernadora”

En línea con lo expresado por Fernando Espinoza, Magario cuestionó que en La Matanza hay “más de cien obras paradas” y que falta presupuesto en los hospitales provinciales. “Además de sostenerle el (hospital) Favaloro, estamos sosteniendo parte del (hospital de Ciudad Evita, Alberto) Balestrini y los dos UPAs que se abrieron en el km 38 y en el km 29, que están sin médicos de guardia, sin enfermeros y faltan insumos”, agregó la mandataria.

Asimismo, defendió que las arcas municipales se hicieron cargo de la sede de la Universidad Nacional de La Matanza, ubicada en González Catán, que beneficiará a más de 3 mil alumnos, y “que no fueron capaces de terminarla”.

Finalmente, sin perder de vista las elecciones legislativas a celebrarse en dos semanas, Magario criticó al primer precandidato a senador de Cambiemos en la provincia, el ex ministro de Educación, Esteban Bullrich: “Fue quién tomo la decisión de no poner el dinero para los profesores y abrir esa sede de la Universidad”, cuestionó.

“Ellos no gobiernan para la gente, gobiernan para un sector que tiene concentrado el dinero”, cerró.