Las elecciones del domingo dejaron a un peronismo empoderado, que volvió a renovar su conducción en el distrito una vez más, desde la vuelta a la democracia. El Frente de Todos, con Fernando Espinoza a la cabeza, se impuso con el 64% de los votos, sacándole una distancia de 39 puntos a la lista de Juntos por el Cambio que lideró Alejandro Finocchiaro.

A pesar del contundente resultado que logró el peronismo, la fuerza política del macrismo mejoró su performance respecto de las P.A.S.O y sacó alrededor de 3 puntos más, alcanzando el 25% de los votos. De hecho, logró recuperar el voto en los dos circuitos electorales de Ramos Mejía (en las P.A.S.O. sólo lo había hecho en uno) y estuvo muy cerca de imponerse en el sur de Ciudad Evita y en Villa Luzuriaga.

También sumó votos en el resto de las localidades, lo que se explica por la fuga de votos de otros espacios (que no lograron superar las P.A.S.O. o que directamente perdieron votos), y que en un escenario fuertemente polarizado fueron a parar a Juntos por el Cambio.

Sin embargo, el Frente de Todos demostró su hegemonía en el distrito y no solo mantuvo el 62% de los votos que cosechó en las P.A.S.O. sino que también amplió ese número a 64%. Esta dinámica le permitió mantener la notable diferencia de más de 50 puntos en las localidades del sur del distrito, a pesar de la mejora de su rival.

Entre las localidades donde más votos sacó el Frente de Todos se encuentran Virrey del Pino, donde obtuvo el 78% de los votos y González Catán, donde en promedio superó el 75%.

Matanza Digital armó un mapa interactivo que permite analizar el resultado de la elección, en función de como voto cada localidad (según su pertenencia a un determinado circuito electoral). Para su elaboración, se tomaron en cuenta los votos del escrutinio provisorio de la categoría a intendente.