Al Cholo lo tuvo que frenar Riebéry (Reuters)

Simeone no vivió la clasificación del Atlético Madrid a la final de la Champions league como un partido más. O sí, si se tiene en cuenta el comportamiento indisciplinado del DT durante los últimos partidos.

Esta vez quizás fue muy lejos. Tras discutir con un asistente del técnico rival en el primer tiempo, y forcejear con Ribery, al final del partido agregió un ayudante propio que demoró un cambio al tardar en darle el cartel luminoso al cuarto árbitro. ¿Temperamento o estrés laboral?