Un hombre de 68 años falleció luego de recibir una golpiza por parte de los empleados de seguridad de un Coto ubicado en el barrio porteño de San Telmo. Padecía de demencia senil y se llevaba sin pagar queso, aceite y un chocolate.

Según trascendió, el hombre, identificado como Vicente Ferrer, murió de un traumatismo craneoencefálico como consecuencia de la paliza que le dieron los custodios del supermercados, no conformes con haber recuperado la mercadería. Ocurrió el viernes 16, en la sucursal ubicada en Brasil 575.

“Se resistió hasta que pudo, pero cuando cayó al suelo, le pegaron patadas en el piso y cuando yo lo vi, me parece que ya estaba muerto”, le relató a Página/12 Nicolás Ramos, vecino del barrio.

El joven también explicó que luego de golpearlo, y dejarlo desvanecido, “lo arrastraron hasta el frente de la panadería” que está en la misma cuadra. Por el hecho, los autores del crimen fueron detenidos. El caso es investigado por el juzgado Criminal y Correccional 33 a cargo de Darío Osvaldo Bonanno.

El episodio se suma al otro caso de violencia difundido esta semana, en el que un hombre murió luego de recibir una patada en el pecho de parte de un policía de la Ciudad. El accionar desmedido del efectivo terminó en que el hombre perdiera la vida al fracturarse el cráneo por el golpe que recibió su cabeza con el asfalto.