“No comparto el objetivo que imparte la dirección política de este Municipio.
La exaltación como virtud del superávit fiscal, el ahorro fiscal, y encima poniendo el sobrante y restante a plazo fijo, nos parece tremendo, teniendo en cuenta el pésimo servicio, que reciben los contribuyentes y vecinos de La Matanza”.

“No podemos votar esta rendición de gastos, porque comprueba fatalmente, que se sigue sin atacar, el más grave de los problemas: que es la baja calidad de prestación de servicios a los vecinos y habitantes del Municipio de La Matanza-. Buena parte de nuestros ciudadanos carecen todavía en algunos nichos de agua potable, de obras de saneamiento, de gas natural por red, de calles y caminos pavimentados, de alumbrado público, de centros de salud primaria equipados, y el municipio guarda plata en un Banco a plazo fijo”, resaltó Saredi.

“NINGUNA de todas las medidas son exitosas, a costa del bienestar de la gente. Y nosotros, como concejales, en especial en estos años tan difíciles; debemos pensar exclusivamente en el bienestar de la gente”, argumentó Saredi.

“Las palabras más repetidas en la explicación de esta Rendición de Cuentas, son: AJUSTE FISCAL, SOLVENCIA FISCAL, AHORRO FISCAL, INTELIGENCIA FISCAL, dice el secretario de HACIENDA, “todo vale sin alterar la ecuación del superávit”. Pero la gente en nuestra Matanza: no tiene superávit fiscal, no tiene ninguna solvencia y no cree, ni se beneficia con el ajuste fiscal”, detalló.

Y continuó diciendo: “Claramente, hay ahorro fiscal, haciendo menos cuadras de asfalto, mientras la mitad de nuestra gente chapotea en el barro. Hay ahorro porque nuestras madres no tienen oftalmólogos, pediatras, ni ginecólogos en decenas de salas de atención primaria de la salud. Hay ahorro fiscal, no habiendo cámaras de seguridad, y ahorro con nuestros chicos de la Policía Local y con tantos elementos de la Policía Municipal, y en todo lo atinente a Seguridad. Un ahorro que significan muertes y lesionados en la seguridad cotidiana”.

“Hay ahorro fiscal, con falta de obras, de servicios, de maquinaria, en infraestructura edilicia municipal, incluyendo el Concejo Deliberante, salitas de salud pseudoprivatizadas, jardines municipales en ruinas, sin refugios para mujeres en situación de violencia y sin paradores para las personas en situación de calle. Hay ahorro, sin iluminación en los barrios, sin veredas, sin asfalto, sin plazas, ni espacios verdes. Pero celebran tener la plata de nuestros vecinos a plazo fijo en el Banco Provincia”, agregó.

“Hace años que la gestión en La Matanza, es una GESTIÓN A PLAZO FIJO. Tener superávit y gastar poco en áreas “sensibles”, no significa necesariamente hacer bien el trabajo. NO NOS EQUIVOQUEMOS. GASTAR POCO, muchas veces es GASTAR MAL.
Por eso insisto : “NINGUNA MEDIDA ES EXITOSA A COSTA DEL BIENESTAR DE LA GENTE”.

“Voto en contra de esta rendición de cuentas: porque sirve además, para ratificar mi convicción, en que estamos ante un Estado Ausente en la Matanza, con los mismos principios similares al del estado nacional. Tanto que se quejan uno del otro, pero cada vez que el estado nacional, pone un reparo para otorgar una jubilación, o corta alguna pensión por discapacidad, o recorta algún derecho o beneficio en el PAMI, y en otros organismos, y que nos duele tanto, quiero que sepan que es similar a lo que hace el estado Matancero, que tiene 11.000 millones en el Banco, en sus cuentas entre plazo fijos, y cuentas corrientes, mientras nuestros vecinos no tienen ni gozan los servicios básicos”.

“Plazos fijos y menos servicios con el objetivo de ahorrar dinero. Pero recordemos que La Matanza no es un fondo de inversión, es un distrito inmerso en muchísimas necesidades”.

“No podemos aprobar esta rendición de cuentas, no tanto por la condena del Tribunal de Cuentas, ni la condena judicial, sino por la CONDENA SOCIAL, y moral, que cualquier concejal debe tener como representante del pueblo”, explicó y concluyó Saredi.