Foto: Télam.

Con un paro nacional y una multitudinaria marcha, docentes de diferentes extracciones sindicales renovaron este miércoles su reclamo para que el Gobierno reabra la convocatoria a una paritaria nacional, vetada por un decreto presidencial.

Asimismo, reclamaron una nueva ley de financiamiento educativo, se expresaron contra el cierre de profesorados de Capital Federal y rechazaron la política educativa del gobierno.

“Los docentes tenemos que ser ese viento que ayude a encender una llamarada para construir un paro nacional”, sostuvo en el cierre del acto, Sonia Alessio, secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), en un guiño para que la CGT apure una medida de fuerza contra el Gobierno.

A través de la masiva convocatoria, los docentes convocaron al paro general en contra el acuerdo con el FMI y de “la política de ajuste” del gobierno nacional. “Con nosotros solos no alcanza. Unidad de los trabajadores. A continuar la lucha, a no bajar los brazos, con más unidad y más organización”, arengó Alessio.

Junto a Ctera, federación que reúne gremios de todo el país, movilizaron los docentes de la federación DAC, los privados de Sadop, los docentes universitarios de FEDUN y de las Conadu, al igual que agrupaciones estudiantiles.

En Buenos Aires el paro duró 48 horas al iniciarse ayer, debido a la falta de acuerdo de los gremios bonaerenses con la gobernadora María Eugenia Vidal por el próximo aumento de sueldo: desde principio de año que la oferta de la provincia es del 15%. Según los gremios, el paro tuvo un acatamiento del 90 por ciento.

Desde el gobierno, en tanto, llovieron críticas a los sindicalistas. “Hacer un paro nacional es una desproporción si se tiene en cuenta que hay 20 provincias que ya arreglaron salarios”, dijo el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. “Esto no es genuino”, agregó.