Pasadas las 12 del mediodía del lunes, cientos de vecinos y familiares de víctimas de la inseguridad concentraron en Avenida de Mayo y Rivadavia, lugar desde el que marcharon hasta la Comisaría Noroeste 2° de La Matanza reclamando mayor presencia policial.

Al grito de “zona liberada”, “justicia, justicia”, “matanza atrasa” y con críticas dirigidas a la intendenta Verónica Magario, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo y la gobernadora María Eugenia Vidal; unas 200 personas ocuparon pacíficamente Avenida de Mayo e hicieron público el hartazgo frente al avance de hechos delictivos.

Ver más: Ramos Mejía: Marcha en silencio por más seguridad

Los manifestantes fueron recibidos por el comisario J. R. Ramos, quién salió a la calle a hablar con la multitud agrupada frente a la Comisaría. Ramos se comprometió a “incrementar la presencia de controles policiales y de la policía local” con la puesta a disposición de motos de la fuerza para cubrir las 11 zonas de la localidad.

“Queremos a los policías patrullando”, fue uno de los pedidos que más resonó mientras el jefe de la Comisaría interpelaba a los vecinos. Ramos pidió paciencia y enfatizó que “esto no se cambia de un día para el otro”, pero sus respuestas no terminaron de contentar a los manifestantes.

Ver más: Hubo reunión entre Magario y Ritondo para hablar de seguridad

La movilización fue una iniciativa que comenzó a circular por las redes sociales y que fue juntando adhesiones a lo largo de los últimos días. “Lo que se dice es “basta” a la inseguridad. Pedimos una respuesta seria, contundente e inmediata, y se le reclama a los 3 estados que son responsables de brindar seguridad”, explicó a Matanza Digital, Daniel Bracamonte, administrador del facebook “Vecinos en alerta Ramos Mejía” y uno de los organizadores del evento.

En la movilización estuvieron presentes familiares de víctimas de la inseguridad de diferentes localidades de La Matanza y partidos de la provincia. Entre ellos estaban la familia de Luis Angrehs, asesinado hace un mes durante una entradera, de Juan Diaz y de Leandro Alcaraz, el colectivero asesinado en Virrey del Pino tras discutir con dos pasajeros que quisieron viajar sin abonar el pasaje.

Ver más: Inseguridad: ¿A quién corresponde la responsabilidad?

“Estamos reclamando justicia y seguridad”, comentó a Vanesa Asís, esposa de Juan Díaz, asesinado el 7 de junio en Hurlingham durante el robo de su moto. Díaz trabajaba en la clínica DIM de Ramos Mejía y por su caso hay detenido un menor de 16 años. Los familiares se acercaron con carteles que llevaban su foto y el reclamo de justicia.

“A mi marido lo mataron cuando fue a buscar a mi hijo al colegio, lo mataron para robarle la moto. Pegaron dos tiros: una le dio a mi marido en la columna y una a mi hijo en el brazo. A mi hijo lo operaron, sigue con un yeso, y a mi marido lo mataron. Yo a mi marido no lo voy a recuperar, pero por ahí a otra persona no le pasa si hay un poco más de seguridad”, resumió Asís.