Hugo Melo, secretario general de la seccional matancera de la UOM.

En el Día del Metalúrgico la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) La Matanza canceló los festejos por “la grave situación que atraviesan los metalúrgicos”. Desde hace 12 años que en la seccional matancera se entregaban el reconocimiento Fray Luis Beltrán en el que se realizaban reconocimientos a afiliados y a personalidades distinguidas del ámbito social, cultural, deportivo y laboral; pero que fueron suspendidos por la crisis económica.

“Decidimos suspender los festejos para acompañar a los compañeros, porque no hay nada para festejar. Este año la situación no da para eso, tenemos muchísimos despidos y las fábricas con muchos inconvenientes”, informó en diálogo con Matanza Digital el secretario general de la UOM, Hugo Melo.

Según explicó el dirigente metalúrgico, en La Matanza más de “2 mil compañeros” perdieron sus puestos de trabajo, y a nivel nacional “más de 30 mil”. “Esto sin contar a los suspendidos”, explicó Melo, quién aseguró que los problemas que sufren los afiliados se expresan en “la caída que se está viendo en el tema de los aportes”, provocando “muchísimos problemas en la Obra Social”.

“Las empresas no pueden producir porque no pueden vender. La industria nacional está siendo dejada de lado por este Gobierno nacional con esta política en favor de las grandes corporaciones y en contra de las pequeñas y medianas empresas”, criticó el dirigente.

En ese sentido, cuestionó la complacencia que los dirigentes enrolados en al Confederación General del Trabajo (CGT) con las políticas que lleva a cabo el Gobierno. “Se anuncia un paro para dentro de un mes y la situación es más que compleja”, dijo. Y agregó: “La problemática más grande que tenemos es que los dirigentes tenemos intereses personal e individuales que hacen que no se pueda generar la posibilidad de una unidad, que haga posible la discusión del modelo económico”.