Ernesto Ludueña, secretario de Acción Social de SEOCA.

Los trabajadores de Comercio cerraron el jueves pasado un convenio con las Camaras del sector (CAME y CAC) que establece el pago de un aumento en dos cuotas: 10% en abril, que será remunerativo a partir del 1 de julio, y 10% en julio, que será no remunerativo hasta el 31 de octubre. Además incluye una cláusula gatillo para reabrir la discusión salarial en octubre y enero de 2018 si se dispara la inflación.

En comunicación con Matanza Digital, el secretario de Acción Social del Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio (SEOCA zona oeste), Ernesto Ludueña, consideró que el convenio “no es el acuerdo ideal que queremos”, pero que los sindicatos tuvieron que “cerrar el acuerdo en virtud de que a la gente le ingrese el dinero lo antes posible”. El acuerdo va en línea con el techo a las paritarias que impulsa el Gobierno que, en base a la inflación proyectada para este año -de entre 17% y 18%-, pretende que los aumentos no se muevan de entre el 18% y 20%.

“Firmamos por los primeros 6 meses, con la posibilidad de volvernos a sentar en octubre para ver como va la inflación. El año pasado la practicamos y llegamos a tener una paritaria de recomposición salarial del 39% más dos sumas fijas de $1000, cada una que llegó a casi un 41% de recomposición salarial”, explicó el dirigente, quién también conduce la disidente CGT en Unidad de La Matanza.

El comercio atraviesa una situación complicada. Según un informe realizado por la secretaría de Producción en 800 comercios, la actividad comercial cayó un 34,8% en La Matanza durante 2016. El sondeo corre por el mismo carril que el último informe realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que marca una caída de las ventas minoristas del 4,1% en febrero, lo que suma 14 meses seguidos de caída.

Según explicó Ludueña, los trabajadores “tenemos aparejado el cierre de comercios, suspensiones y despidos. Pelear el salario ideal en estas situaciones muchas veces es difícil. Tenemos que ser prudentes, saber hasta donde podemos forzar la discusión paritaria”. “Estamos muy preocupados. La actividad del comercio viene muy frenada, no levanta”, enfatizó el dirigente y aseguró que desde el gremio vienen contabilizando despidos “no masivos pero por goteo: voluntarios, con desvinculaciones acordadas”.