El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, se refirió al asesinato del cajero Mario Germán Chávez, quien fue baleado la semana pasada por un grupo de delincuentes en el banco Nación de Isidro Casanova.

“No podemos permitir que un grupo de delincuentes arrebaten la vida de cualquier bonaerense de 31 años porque sí”, sostuvo el funcionario bonaerense, refiriéndose al hecho como una “desgracia que sacude a la provincia de Buenos Aires” y que forma parte de una “triste realidad que se viene ocultando hace años”.

En ese sentido, convocó a buscar soluciones en materia de seguridad “entre todos” y remarcó que tiene “el compromiso del gobierno de la provincia de Buenos Aires para trabajar fuertemente para ir evitando cada uno de estos hechos que enlutan a los bonaerenses”.

En cuanto al accionar de las fuerzas de seguridad en el hecho, Berni aclaró que “no tiene nada que ver la intervención del Policía Federal con la muerte del cajero”. “Lamentablemente Germán, capaz que sin pensar, intentó forcejear con uno de los delincuentes y recibió un impacto que le produjo la muerte”, sostuvo el ministro, añadiendo que es “duro acompañar el dolor de los padres (de Chávez), es muy fuerte tener que darles la noticia”.

El asesinato de Chávez motivó el reclamo de seguridad por parte de los trabajadores bancarios, quienes convocaron a un paro de 2 horas (de 10 a 12) en todas las sucursales del país y de 24 horas en el Banco Nación. Reclaman “una urgente respuesta de las nuevas autoridades y una reunión en el ámbito del Banco Central con las cámaras empresarias”.