Jair Bolsonaro con su gesto marca registrada simulando tener dos pistolas.

El candidato de ultraderecha, Jair Bolsonaro, celebró el domingo su victoria en la segunda vuelta de los comicios brasileros y prometió que cambiará “el destino” del país suramericano.

En su discurso, el ex militar y reivindicador de la dictadura brasileña dijo que el país no podía “seguir flirteando con el comunismo, socialismo, populismo y con el extremismo de la izquierda” y que hará un Gobierno para colocar a la mayor economía de Sudamérica “en un lugar de destaque”.

“Vamos juntos a cambiar el destino de Brasil, sabíamos para donde estábamos yendo, ahora sabemos para donde queremos ir, mi querido pueblo brasileño, muchas gracias por la confianza”, aseveró en su primera intervención como presidente.

Bolsonaro obtuvo el 55,13 % de los votos válidos, frente al 44,87 % que obtuvo el progresista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT).

La remontada del candidato del ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva, que en un principio lo colocaban 20% por debajo de Bolsonaro, no alcanzó para que el candidato misógino, xenófobo, homofóbico y pro mano dura se impusiera en el país latinoamericano más importante.

Por su parte, Haddad reconoció la derrota y le deseó “buena suerte” a Bolsonara, a la par que le dijo a sus seguidores que “no tengan miedo”. “Tenemos una tarea enorme en el país que es, en nombre de la democracia, defender el pensamiento, las libertades de los 45 millones de brasileños que votaron por nosotros”, dijo el exalcalde de San Pablo.