El titular de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) local, Pablo Pimentel, denunció que el municipio les “cerró las puertas” ante los reiterados pedidos de entrega de alimentos, por lo que reclamó que sea convocado el Comité de Crisis.

Varias organizaciones sociales que vienen colaborando con el abastecimiento de mercadería y productos de higiene y limpieza en los barrios más humildes del distrito, entre ellas H.I.J.O.S La Matanza, la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), la Central de Trabajadores Argentinos Autónoma (CTA), los Curas Villeros de la Diócesis de San Justo, que trabajan en el Barrio Almafuerte, barrio Puerta de Hierro, San Petersburgo, 17 de Marzo y 17 de Marzo Bis y Barrio 22 de Enero, junto a la APDH solicitaron una reunión con el Comité de Crisis para tratar este problema.

Pablo Pimentel, presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos.

En comunicación con Popular, el Pimentel comentó que “la nota pidiendo el encuentro fue presentada el jueves, y aún no hemos tenido ninguna respuesta. Queremos compartir los datos que manejan nuestras organizaciones, que son diferentes a los que tiene el municipio. Los curas villeros se están enfrentando a muchas carencias”.

Así también, aseguró que desde el municipio les “cerraron las puertas” y que las únicas autoridades que les atienden las llamadas son “la presidenta del Concejo Deliberante Liliana Pintos y el secretario de Desarrollo Social Nicolás Fusca”, pero aún así, “las soluciones no llegan”.

Dicho esto, denunció que “hay un control político en la entrega de alimentos y recursos, donde se beneficia al sector que responde al intendente Fernando Espinoza” y contó que “a una vecina que organizó un comedor, le dijeron que para recibir bolsones de mercadería debía afiliarse al peronismo y sumarse a la agrupación Ramón Carrillo, algo que no aceptó, y tuvo que quedarse sin la ayuda”.

Del mismo modo, advirtió que “hay dirigentes a los que en el municipio atienden en forma individual, pero a partir de una indicación desde un nivel superior” y alertó, “no se puede estar con especulaciones, hay que dejar el doble discurso, y que participen todos los sectores, por eso pedimos la reunión del Comité de Crisis”.

Respecto a las acciones que se están realizando a nivel local en materia de salud, Pimentel declaró que “en teoría hay un protocolo, pero en la realidad no se está aplicando”. y aseguró que le “tocó atender 8, 9 casos, de personas que se comunicaron con la Secretaría de Salud, manifestando tener síntomas de coronavirus, se comprometen a realizarles un seguimiento telefónico, pero no las vuelven a llamar.

Para finalizar, haciendo referencia al faltante de alimentos, el titular de la APDH manifestó que “los que más sufren son los sectores humildes”. “El Padre Tano, que está en Puerta de Hierro, 17 de Marzo y San Petersburgo, comenzó entregando 1500 raciones en marzo, ahora está en 8500, y no alcanzan”, concluyó.