La imagen de Héctor Galeano colgada en las afueras del tribunal de La Plata. (Foto: Facebook)

El miércoles 17 se llevó a cabo una nueva audiencia por el juicio de los crímenes de lesa humanidad ocurridos en el ex Centro Clandestino de Detención Brigada de San Justo. La jornada contó con los testimonios de la referente de H.I.J.O.S La Matanza, Lily Galeano y el sobreviviente Anibal Rubén Ces.

Lily es hija de Héctor Armando Galeano, detenido desaparecido en 1976. Durante la audiencia recordó el secuestro de su padre el 17 de noviembre en el barrio de Villa Constructora. Era delegado telefónico por FOETRA y militante barrial. Estuvo detenido en la brigada de San Justo y luego fue trasladado al “infierno” de Avellaneda.

Durante la audiencia, Galeano -de 16 años entonces- relató como un grupo de tareas irrumpió en el domicilio donde vivía con su familia y se llevó secuestrado a su padre.

“Mi mamá fue la primera en salir corriendo a ver por la habitación de mis hermanas como se lo llevaban. Y mi papá, ya en el patio, pregunta a dónde llevaron a mi mamá. Entonces llamó dos veces a mi mamá: ‘Dominga, Dominga’. Fueron las últimas palabras de mi papá ese día”, relató en el juicio.

Por otro lado, a 42 años de la desaparición de su padre criticó todos los años en los que el crimen se mantuvo impune. “La justicia ha venido siendo contemplativa. Hoy gozan muchos represores de esa medida en sus domicilios mientras que todos nuestros familiares no están y no están los 30 mil compañerxs. Ojalá podamos seguir, que continúen los juicios y ojalá puedan ellos saber que están imputados por delitos de lesa humanidad”, dijo.

Y agregó: “Hoy hablé por mi madre, por mis hermanos, mi hermano César que no pudo estar aquí porque falleció y no pudo ver este momento de justicia. Estoy aquí por mi familia paterna, por todos mis tíos que no pudieron venir, que hoy ya no están”.

El juicio por los crímenes de lesa humanidad son llevados a cabo por el Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata, integrado por los jueces Pablo Vega, Alejandro Esmoris y Nelson Jarazo. Se investigan los delitos perpetrados a 84 víctimas por los que hay imputados 18 miembros de las fuerzas de seguridad.