Los números del Ejecutivo municipal muestran un deterioro en el empleo que acompaña las estimaciones provinciales. Entre el último trimestre de 2016 y el primer trimestre de 2017, el desempleo aumentó un 28 por ciento, lo que implica que unos 25 mil matanceros pasaron a encontrarse buscando empleo y no poder conseguirlo.

Según estiman desde la Secretaría de Producción, conducida por Débora Giorgi, son 114.381 los trabajadores oriundos del Partido que actualmente se encuentran desempleados, mientras que a fines del año pasado, ese número se ubicaba en 89.500.

El incremento acompañó la suba registrada en el Conurbano, donde la caída en los sectores productivos tiene un mayor impacto. La semana pasada, el INDEC informó que la desocupación en el Área Metropolitana de Buenos Aires trepó por encima de los dos dígitos y se ubicó en 11,8 por ciento, representando el aumento más importante del país.

El consumo sigue sin repuntar

Frente al magro panorama, los comerciantes siguen sin poder recuperarse y las ventas en el municipio volvieron a registrar una bruta caída: cayeron un 37 por ciento. El sondeo realizado por la Secretaría de Producción entre abril y mayo, indica que los rubros más afectados fueron Mueblería (-47%), Bazar (-40%), Calzados (-39), Carnicería (-38%) y Gastronomía (-38%), que se ubicaron por abajo del promedio general.

Medido por localidades, las localidades más afectadas por la baja de ventas fueron Rafael Castillo (-52%), Ciudad Evita (-50%), Villa Celina (-41%), Laferrere (-40%) y Aldo Bonzi (-38).

En tanto, las localidades menos afectadas fueron Isidro Casanova (-28%), Tapiales (-29%), San Justo (-29%), Lomas del Millón (-30%) y Villa Luzuriaga (-31%). Consultados por los motivos de la retracción en las ventas, los comerciantes matanceros estimaron en un 84 por ciento que la baja se debe a una caída de poder adquisitivo de los salarios, mientras que el 15 por ciento estimó que se debe a una mayor competencia.

El derrumbe en el comercio explica en gran parte el aumento de desempleo registrado en el último trimestre: el 30% de los comerciantes indicó que se vió obligado a despedir personal. En tanto, las expectativas a futuro no son alentadoras, ya que el 41% considera que las las ventas en los próximos tres meses tendrán un desempeño regular, mientras que el 38% consideró que serán malas, 16% que serán inciertas y sólo un 5% estima que serán buenas.