Los trabajadores de la empresa de panificados El Orden, que tiene su planta en San Justo, vienen denunciando un plan de suspensiones y falta de pagos por parte de Andres Lagomarsino e Hijos, los dueños de la firma. Son más de 200 los empleados afectados que no han cobrado su sueldo completo desde hace dos meses.

“Nos deben el 20% de nuestro salario de la segunda quincena de abril, mientras que de mayo nos deben $5000 que corresponden a la primera quincena y el 75% de la segunda”, explicó Cristian, delegado de los trabajadores, en diálogo con Matanza Digital. También denunció que trabajan rotando y que luego son “suspendidos por quince días”.

Los trabajadores habían realizado un corte en la Ruta 3 a principios de mes para visibilizar su situación, pero no obtuvieron resultados. Esta semana volvieron a manifestarse en las oficinas de los dueños de la empresa, solicitando el pago de los salarios y la reincorporación al trabajo, que por ser productor de alimentos está exceptuado de la cuarentena obligatoria.

“Desde el 22 de abril estamos siendo suspendidos con esta modalidad, sin haber hecho un previo acuerdo con nuestro sindicato ni homologar un pedido concreto en el Ministerio de Trabajo”, agregó el delegado. También aclaró que no han recibido ayuda del Municipio ni pudieron ser parte del ATP solicitado por la empresa.

Andrés Lagomarsino e Hijos S.A. indica en su página web que el total de sus empresas, entre las que se encuentra Panificados El Orden, facturan anualmente 120 millones de dólares y que su participación en el mercado tiene un crecimiento constante. También indica que su planta de San Justo tiene “la última tecnología disponible a nivel mundial” para su producción de panificados y masas congeladas.